Alteraciones de la conducta sexual post parto

Escuchar el Artículo

Ser madre es el mayor anhelo de cualquier mujer, pero muchas experimentan cambios en la actividad sexual después de haber dado a luz. Son diversas las causas que pueden provocar estos trastornos, sobre todo en el primer trimestre que sigue al parto, ya sea porque toda la atención va dirigida al pequeño que acaba de nacer o por causas fisiológicas ocasionadas por el embarazo y el parto.

  • Durante el embarazo la mujer transita por diversos cambios tanto físicos como hormonales, éstos últimos pueden provocar que disminuya el deseo de tener relaciones sexuales, lo cual puede persistir después del parto hasta tanto se revierta la función hormonal.
  • Por otra parte hay que tener en cuenta los significativos cambios físicos que ocurren durante la gestación, siendo más considerables los ocurridos en los órganos internos.
  • Durante el trabajo de parto los órganos reproductores tanto internos como externos están sometidos a traumatismos, ya sean orgánicos o mecánicos producto de la manipulación, lo que ocasiona inflamación y dolor que puede persistir un tiempo después del parto y que provoca un rechazo a las relaciones sexuales.
  • En estos casos se trata solamente de aguardar a que la funcionalidad y el estado físico de los genitales se revierta para lograr una sexualidad plena, sin que esta sea molesta o dolorosa cuando ocurra la penetración.

Causas frecuentes de trastorno sexual post parto

  • La pareja centra la atención en el cuidado del pequeño sin dejar espacio para intimar entre ellos.
  • En mayor o menor medida casi la totalidad de las mujeres sufren durante el puerperio de depresión, estado que influye negativamente en la sexualidad.
  • Los cambios físicos a los que estuvo sometido el cuerpo de la mujer durante el embarazo y después del parto, que pueden ir desde el aumento de peso, abdomen flácido, estrías en varias zonas, entre otras manifestaciones hacen sentir a la mujer poco atractiva, por lo que evitan tener relaciones sexuales.
  • La presión de la nueva responsabilidad, incluso la frustración por verse alejadas de su ámbito laboral y su antigua actividad social, hace sentir a la mujer menos independiente y va relegando las relaciones sexuales a otro plano.
  • La escasa lubricación de la vagina como consecuencia de los cambios en la actividad hormonal conllevan a rechazar la penetración.
  • Las lesiones que se producen en la vagina durante el parto resultan dolorosas y molestas, por lo que se convierte en una de las causas que atentan contra las relaciones sexuales post parto.
  • La incisión que se realiza en la vulva (episiotomía) para facilitar la salida del bebé durante el parto, puede tardar tiempo en cicatrizar, lo cual es necesario para que la mujer se sienta plena para asumir una relación sexual satisfactoria.
  • El agotamiento que genera cuidar del nuevo integrante de la familia influye negativamente en el deseo sexual.
  • Al distenderse la vagina para la salida del bebé se debilita en alguna medida su musculatura, lo que interfiere negativamente para lograr el orgasmo, (esto puede solucionarse fácilmente con ejercicios de fortalecimiento).
  • Durante el orgasmo puede sentirse dolor producto de la contracción del útero, por lo que las mujeres evitan el sexo sin tener en cuenta que es sólo una etapa en que el útero se restablece.

Consecuencias de las alteraciones en la actividad sexual post parto.

  • Los trastornos psicosomáticos que sufren las mujeres después del parto son causa frecuente de conflictos de pareja, pero los que afectan el desarrollo de la actividad sexual son los de mayor incidencia.
  • Muchas veces las parejas no son capaces de comprender la actitud sexual de la mujer después de haber tenido un bebé, por lo que se siente despreciado y repelido.
  • Situación que en muchos casos conlleva al distanciamiento, a la búsqueda de aventuras amorosas e incluso a la separación.
  • Todo esto entorpece grandemente este período tan importante de la pareja en que se están estrenando como padres.
  • El distanciamiento de su compañero en esta etapa en que la mujer necesita de gran atención y cariño provoca mucha más confusión, se siente desamparada, triste, solitaria aumentando así todos sus resentimientos.

Una buena comunicación de pareja evitaría que estos trastornos se instalen por mucho tiempo y facilita la plena incorporación a los placeres del sexo a la mayor brevedad posible luego del restablecimiento físico. Es importante que la pareja tenga en cuenta que el sexo no sólo implica a los genitales, quizás sea buen momento de explorar otras formas de dar y recibir placer.

Recomendaciones

  • Volver a disfrutar de una actividad sexual plena luego del nacimiento de un hijo se logra de forma paulatina y con el empeño de ambos miembros de la pareja. Si tienes en cuenta algunas de las siguientes recomendaciones seguramente tendrás éxito y disfrutarás al máximo del sexo en esta nueva etapa de tu vida.
  • Lo principal es la salud, por lo que debes cumplir con las indicaciones de tu médico para favorecer la pronta recuperación.
  • Debes informarte de cada uno de los cambios por los que transita tu organismo durante el embarazo, el parto y el puerperio. De esta manera estarás preparada para enfrentar las características de cada etapa sin que prevalezcan los trastornos antes mencionados.
  • Explora nuevas formas de disfrutar del sexo, puedes proporcionar y sentir muchísimo placer sin necesidad de que el pene penetre en la vagina, así estarías evitando las indeseables molestias sin excluir la actividad sexual en esta etapa de tu vida.
  • Cuando estés lista para la penetración, comienza de a poco, intenta primeramente introducir un dedo y luego poco a poco lograrás la penetración del pene.
  • Utiliza algún lubricante si sientes que la vagina está algo reseca, esto facilita la penetración además de acentuar el placer.
  • Los juegos sexuales en esta etapa son muy importantes ya que estimulan el deseo y la atracción mutua.
  • Reserva algunos momentos para compartir con tu pareja íntimamente. Basta unos minutos para compartir caricias o simplemente una conversación puede desafiar los embates de los trastornos de la actividad sexual en esta etapa.
  • Antes de comenzar el intercambio íntimo con tu pareja, asegúrate de que el niño esté satisfecho y que no te demandará por lo menos un buen rato, así nada perturbará el disfrute del momento.
  • Algunos de los cambios en la conducta sexual luego del nacimiento de un niño son molestos y obligatorios, pero no puedes permitir que sepulten tu actividad sexual ni el intercambio íntimo con tu pareja.

Deja un comentario

error: Content is protected !!