Causas de la falta de concentración

Motivos de los problemas de concentración

Para lograr un buen desempeño en cada faceta de la cotidianidad es imprescindible mantener una estabilidad mental, relajación y un enfoque adecuado. Igualmente el desarrollo de cada tarea requiere de un determinado esfuerzo por parte de la mente y por ende exige concentración.
  • En la medida en que una persona logra abocarse completamente en función de una actividad, irá entrando en trance y logrará alcanzar mayor concentración.
  • El nivel de concentración alcanzado es directamente proporcional al esfuerzo realizado por la mente.
La capacidad de concentración puede verse afectada en gran medida en personas con desordenes emocionales, tanto como cualquiera de las demás funciones del cerebro humano.

Se han descrito diversos factores que inciden de forma negativa en la concentración:

  • Trastornos del sueño: Las personas que no descansan el tiempo suficiente corren el riesgo de privar al cerebro de una oxigenación y recuperación adecuadas. Esto es imprescindible para la producción de dopamina y un grupo de sustancias que le permiten mantenerse focalizado.
  • Función química: La insuficiencia en la zona pre-frontal de neurotransmisores, determinadas hormonas como el estrógeno y sustancias químicas (dopamina) disminuyen la capacidad del cerebro de concentrarse.
  • Estrés mantenido: Las personas expuestas al estrés presentan altos niveles de cortisol y noradrenalina en el organismo. El aumento de las cantidades de dichos químicos pueden activar el modo de hiperconcentración. Esto logra la concentración plena de la persona en la circunstancia que causó el estrés, haciendo difícil que pueda pensar en algo ajeno a ella.
  • Déficit nutricional: Los nutrientes esenciales aportan las sustancias que necesitan las células para transmitir eficazmente cada impulso nervioso, por tanto un déficit nutricional estaría impidiéndole al cerebro realizar sus funciones productivamente.
  • Trastornos emocionales: Las tensiones, el estrés y la ansiedad son algunos desórdenes mentales que degradan la capacidad del cerebro de establecer prioridades y de focalizar.
Todos los factores mencionados anteriormente son denominador común en la gran mayoría de los trastornos en las funciones cerebrales, sobre todo en las áreas que regulan la concentración y la creación y almacenamiento de la memoria tanto a corto como a largo plazo.

Deja un comentario

error: Content is protected !!