Cómo detectar lunares peligrosos

Escuchar el Artículo

Pon atención a los lunares

  • Los lunares o nevus son una agrupación de células pigmentadas y una persona puede tener entre diez y cuarenta lunares en todo su cuerpo. Comúnmente son benignos y pueden tener diferentes formas, colores y tamaño.
  • Los lunares pueden modificarse con el tiempo o desaparecer, esos no nos deben inquietar pero igual debemos controlarlos.
  • Cuando nos surgen lunares nuevos o los que ya tenemos sangran, pican, cambian de color o forma debemos acudir a un especialista de la piel porque pueden haberse vuelto cancerígenos.
  • Conviene consultar a un dermatólogo por lo menos una vez al año y controlar aquellas heridas que no se cicatrizan.
  • También debemos atender a manchas en la piel o verrugas que pueden ser otro tipo de células que se transformaron en un cáncer de piel o melanoma.
  • Los lunares pueden ser de color piel, cafés, azulados o negros; pueden ser redondos u ovalados.
  • Pueden tener un tamaño muy pequeño o cubrir un miembro.
  • La superficie del lunar puede ser rugosa, levantada o plana.
  • Lo ideal es remover aquellos lunares de nacimiento que tengan un tamaño mayor a los 4 cm para evitar que se vuelvan melanomas.

Cuáles son los lunares cancerígenos

  • Los lunares que nos deben preocupar son aquellos que son asimétricos (que no son uniformes y poseen partes de diferente tamaño), que tengan varios colores, que sus borde sean irregulares o no estén bien definidos, o que hayan modificado su tamaño.
  • Las personas que están más expuestas a tener un cáncer de piel o melanoma son las que suelen exponer su piel mucho tiempo al sol sin protector solar.
  • Aquellos que ya han padecido un cáncer de piel o que tienen familiares que han padecido cáncer y aquellas personas de piel muy blanca y ojos claros.
  • Los lunares que poseen mayor posibilidad de volverse melanoma son los que están presentes desde el nacimiento, los lunares grandes con pelos, aquellos que son hereditarios, los lunares irregulares, etc.
  • Si un cáncer de piel es descubierto a tiempo la persona puede recuperarse totalmente.
  • Solamente es importante controlar los lunares, las verrugas y las manchas de la piel para una mejor prevención sobre todo si somos parte del grupo de riesgo.
  • Si notamos que se producen modificaciones en los lunares que tenemos o en otro tipo de formaciones de la piel no debemos demorar en acudir al profesional de la salud para que revise el origen de nuestra inquietud.
  • Tampoco hay que olvidarse de proteger nuestra piel diariamente de los rayos ultravioletas y elegir el protector adecuado para el tipo de epidermis que tengamos.
  • Si tenemos algún lunar que posea características de melanoma seguramente el dermatólogo considerará conveniente que sea extirpado.
  • Después de remover aquellos lunares sospechosos es esencial que sean analizados para saber si eran o no benignos.

Deja un comentario

error: Content is protected !!