Cómo prevenir la gastritis

Escuchar el Artículo

Prevención de la gastritis

La dispepsia o gastritis como se le conoce comúnmente, es la inflamación de las paredes internas o mucosa del estómago ya sea en una de sus porciones o en su totalidad. La misma puede clasificarse en crónica ó aguda.

Se dice que la gastritis es crónica cuando aparece gradualmente y aguda si hace su aparición súbitamente, ésta es la de mayor incidencia, ocho personas de cada mil sufren de gastritis aguda, mientras que la forma crónica se presenta en dos de cada diez mil personas. Es una de las causas más frecuentes de consulta médica.
En esta patología influye en gran medida el estilo de vida moderno y las situaciones estresantes a las que se enfrentan las personas cotidianamente, aunque existen otras causas que pueden desencadenar una crisis.

Causas

  • Procesos infecciosos, ya sea de tipo viral o bacteriano.
  • Alteraciones del sistema inmunológico.
  • Déficit de vitamina B12 en el organismo.
  • Reflujo.
  • Consumo excesivo de grasas.
  • Ingestión de bebidas alcohólicas.
  • Hábito de fumar.
  • Estrés y otros trastornos emocionales.
Todos estos factores propician la aparición de la gastritis, la que a su vez puede incidir en la aparición de una úlcera gástrica o de un tumor.

Es importante acudir al médico inmediatamente en caso de presentar alguno de los siguientes síntomas característicos de esta afección:

  • Anorexia.
  • Trastornos de la digestión.
  • Náuseas o vómitos.
  • Abdomen distendido.
  • Heces fecales oscuras y grasosas.
  • Sensación de tener el estómago ocupado.
  • Acidez.

Tratamientos

  • El tratamiento más importante en la gastritis es la prevención, pero en el caso de ser diagnosticada se deben tomar medidas inmediatas en correspondencia con las causas que la originaron y así impedir alguna complicación posterior.
  • El objetivo principal en el tratamiento de esta afección va encaminado a disminuir la producción de ácidos del estómago.La administración de medicamentos antiácidos reduce los niveles de ácido gástrico, mitigando las molestias características y favoreciendo la cicatrización.
  • En algunos casos es necesario administrar medicamentos para combatir la acción de la Heliocobacter Pylori, bacteria que ataca la mucosa gástrica. Además de regular la producción de ácido. Si además se diagnostica alguna infección debe combinarse el tratamiento con antibióticos.
  • Los hábitos alimentarios son un factor a tener en cuenta en estos casos, deben consumirse los alimentos con bajo contenido de grasa, comer pocas cantidades distribuidos en varias comidas, evitar las bebidas gaseadas, eliminar el consumo de alcohol y no fumar.
  • Buscar ayuda profesional en caso de desordenes emocionales o circunstancias estresantes es otra forma de prevenir la gastritis. La efectividad del tratamiento depende en gran medida de los cambios de hábitos de la persona y de ponerse en manos de un especialista en cuanto aparezcan los primeros síntomas.

Deja un comentario

error: Content is protected !!