Publicado el Deja un comentario

Cómo una mascota ayuda a conservar la capacidad cerebral

Como una mascota ayuda a conservar la capacidad cerebral

Cómo una mascota puede ayudarle a conservar la capacidad cerebral. Las últimas pruebas del «efecto mascota».

  • Tener una mascota durante cinco años o más puede preservar las funciones de la memoria y contrarrestar el deterioro cognitivo en la edad avanzada.
  • Un estudio sobre el «efecto mascota» descubrió que las puntuaciones cognitivas de los propietarios de mascotas a largo plazo disminuían más lentamente que las de los no propietarios.
  • Tener una mascota está relacionado con una menor soledad, menos estrés y una mayor longevidad. Ahora, el declive cognitivo más lento puede añadirse a esta lista.

Numerosos estudios han descubierto que los dueños de perros tienden a vivir más tiempo que los que no son dueños. Una de las razones puede ser que pasear al perro mantiene a los dueños físicamente activos. Por término medio, los dueños de perros caminan unos 60 minutos más a la semana que los que no tienen perro. Pero los dueños de gatos -que no salen a pasear al perro- también tienen un menor riesgo de muerte prematura por infarto o derrame cerebral y tienden a vivir más tiempo.

Tanto los dueños de perros como de gatos tienden a estar menos estresados. Investigaciones anteriores demuestran que acurrucarse con un gato o acariciar a un perro durante 10 minutos puede reducir los niveles de cortisol.

Algunos estudios, aunque no todos, han encontrado una relación entre la tenencia de mascotas y la disminución de la presión arterial. Tener mascotas también reduce la soledad y mejora el estado de ánimo. En conjunto, los beneficios para la salud psicológica y física de los vínculos entre humanos y animales se conocen como el «efecto mascota».

Ahora, un estudio de más de 1.300 adultos mayores, que se publicará próximamente, indica que la tenencia de mascotas a largo plazo está relacionada con un menor deterioro cognitivo. Esta investigación de la Universidad de Michigan se presentará en la 74ª reunión anual de la Academia Americana de Neurología, que se celebrará en abril de 2022.

Los dueños de mascotas tienden a estar menos solos, menos estresados y más activos

«Estudios anteriores han sugerido que el vínculo humano-animal puede tener beneficios para la salud, como la disminución de la presión arterial y el estrés», dijo la autora principal, Tiffany Braley, del Centro Médico de la Universidad de Michigan, en un comunicado de prensa de febrero de 2022. «Nuestros resultados sugieren que la tenencia de mascotas también puede ser protectora contra el deterioro cognitivo».

Para este estudio, una cohorte de adultos mayores (N = 1,369) con una edad promedio de 65 años tomó una serie de pruebas cognitivas. Después de calificar los resultados, cada persona recibió una puntuación compuesta que iba de 0 a 27. A continuación, los investigadores compararon las puntuaciones globales entre los que tenían mascotas y los que no. También tuvieron en cuenta el número de meses o años que una persona había tenido una mascota.

A lo largo de seis años, los investigadores descubrieron que, en general, las puntuaciones cognitivas disminuían a un ritmo mucho más lento entre los dueños de mascotas. En promedio, las puntuaciones cognitivas generales de los dueños de mascotas eran 1,2 puntos más altas que las de los que no tenían mascotas. En particular, la tenencia de mascotas a largo plazo (más de 5 años) se asoció con la tasa más lenta de deterioro cognitivo.

La reducción del estrés, el ejercicio regular y la amistad podrían imitar el «efecto mascota».

Estos resultados son correlativos y no muestran causalidad. Aunque la posesión de una mascota a largo plazo está relacionada con un declive cognitivo más lento, la causa real de este efecto puede no estar directamente relacionada con la posesión de una mascota.

Por ejemplo, otras opciones de estilo de vida que imitan el llamado «efecto mascota», como la reducción de los niveles de cortisol mediante ejercicios de respiración, los mimos con una pareja romántica o los paseos diarios con un amigo (no un perro), podrían producir beneficios cognitivos similares.

«Dado que el estrés puede afectar negativamente a la función cognitiva, los posibles efectos de amortiguación del estrés de la tenencia de mascotas podrían ser una razón plausible para nuestros resultados», concluye Braley. «Un animal de compañía también puede aumentar la actividad física, lo que podría beneficiar la salud cognitiva. Dicho esto, se necesita más investigación para confirmar nuestros resultados e identificar los mecanismos subyacentes de esta asociación.»

 

Traducción realizada y adaptada para LaWeb1.Com desde: Psicología Hoy.

Deja una respuesta