Deja de comerte las uñas

Miles de féminas gustan de presumir sus uñas. También a los hombres les preocupa esa zona de su cuerpo ya que desean cuidar su imagen.

Sin embargo, muchos de estos hombres y mujeres atentan contra sus propias salud y belleza, ya sea porque se encuentran ansiosos bajo una estresante presión por el trabajo, porque sienten miedo o por cualquier otro trastorno emocional. Esas y otras razones los convierten en víctimas de la onicofagia, es decir, del hábito de comerse las uñas.
  • Esta pequeña parte del cuerpo está en contacto con todos aquellos objetos que tocamos, que no siempre tienen la mayor pulcritud.
  • Como resultado, estamos expuestos frecuentemente a contraer bacterias y otros microorganismos que portan las uñas y que, a través de la boca, se introducen en el cuerpo de quienes practican la onicofagia, lo que pudiera desencadenar un foco infeccioso.
  • Muchas de estas personas en su insistencia por “alimentarse” de las uñas logran que estas se hundan, lo que suele terminar en complicados procesos inflamatorios que las obligan a crecer con alguna deformación.

En ocasiones resulta incontrolable el impulso de llevarse las uñas a la boca.

  • Hay quienes llegan a deprimirse porque no logran acabar con esos “deseos” y, además, sufren al estar conscientes de que sus manos no son precisamente bellas.
  • Otros encuentran una media solución al esconder las manos, pero es solo cuestión de algunos segundos porque con ellas se hace casi todo: saludar, comer, teclear en el ordenador, escribir a mano y una interminable lista de actividades.
  • Aunque parezca difícil se puede eliminar este vicio.
  • En cuanto se asomen las ganas de comernos las uñas cambiemos ese objeto por un ramillete de uvas o una rebanada de piña.
  • Tomar aire puro, degustar una buena taza de infusión, agarrar un buen libro o escribir nuestras memorias también nos ayudan a calmar el apetito por las uñas.
  • El autocontrol provoca un efecto mágico en tales circunstancias.
  • Cuando a alguna de nuestras amigas que sufren de onicofagia le crezcan las uñas aunque sea medio milímetro, debemos felicitarla.
  • Eso la va a incentivar a seguir esforzándose en alcanzar su meta de ver sus uñas fuertes y saludables.
Como la mayoría de las veces ese trastorno viene asociado a un desorden nervioso, evitemos el uso excesivo de bebidas estimulantes como el café o el té negro. Podemos sustituirlas por un cocimiento de plantas con propiedades relajantes como la Pasiflora o el Tilo.

Deja un comentario

error: Content is protected !!