Publicado el Deja un comentario

Dificultades en la educación de niños y jóvenes

aprendizaje de niños

Entre los problemas que más preocupan a los padres en la educación de sus hijos está el desempeño escolar.

Los problemas de aprendizaje en la educación de niños y adolescentes son de los más frecuentes y provocan en muchas ocasiones la frustración en los progenitores y el malogro en la educación del estudiante.
  • Comúnmente los escolares que presentan problemas de esa índole suelen ser inteligentes, se esfuerzan por cumplir todas las tareas a él encomendadas, concentrarse en las clases y el resto de las actividades y mantener una buena disciplina.
  • Pero a pesar de su empeño presentan muchas dificultades de rendimiento escolar y obtienen malas calificaciones en los exámenes.
  • Estudios realizados han corroborado que el 15 % por ciento de los niños en edad escolar presentan dificultades de aprendizaje que afectan su rendimiento en los estudios.
  • Las investigaciones achacan estos problemas a un mal funcionamiento del sistema nervioso central que afecta los procesos de percepción de la información, procesamiento de la misma y comunicación de las ideas.
  • También pueden causar hiperactividad en los niños, que se distraigan fácilmente y no presten la atención el tiempo suficiente.
  • Los problemas de aprendizaje pueden deberse también a cuestiones de índole afectiva o psicológica además o a diferencia de una causa de origen orgánico.
Especialistas en psiquiatría de niños y jóvenes aseveran que estas dificultades con el aprendizaje son tratables, pero es muy importante que se descubran en edades tempranas para que los efectos no se agudicen y se vuelvan irreversibles.

Los progenitores deben conocer cuáles son las manifestaciones de conducta que denotan potenciales problemas en el aprendizaje de sus hijos.

Entre las principales están las siguientes:

  • No entienden correctamente lo que se les explica.
  • No cumplen con las instrucciones a ellos dadas.
  • Olvidan con facilidad lo que se les ha dicho.
  • Leen y escriben mal, no dominan las matemáticas básicas y en general presentan bajo rendimiento escolar.
  • Confunden los términos semejante, ejemplos: derecha e izquierda, 24 con 42, “d” con “b”.
  • Mala coordinación en los movimientos y en actividades físicas simples que se manifiestan en juegos, deportes, sostener un objeto, acordonar los zapatos, etc.
  • Extravían sus pertenencias y otros objetos con extrema facilidad con mucha frecuencia.
  • Confunden el tiempo, ejemplo no lograr distinguir entre el ayer, hoy y mañana.
  • Ante la presencia de cualquiera de estas manifestaciones se debe consultar a los especialistas en psicología y psiquiatría infantil para que evalúen y determinen el proceder en cada caso.
  • Los psiquiatras infantiles en coordinación con las escuelas efectúan las pruebas necesarias para comprobar si existen problemas de aprendizaje en el niño.
  • Existen muy buenos programas, que integran los tratamientos de niños con estas dificultades, con el trabajo de profesionales en las escuelas.
Concluido el proceso de pruebas y entrevistas tanto en el entorno familiar como en la escuela, el especialista emitirá las recomendaciones necesarias para el tratamiento del niño o adolescente. Éstas pueden ser:
  • cambios de escuelas,
  • atención personal especializada,
  • educación especial,
  • terapias de logopedia,
  • psicoterapias individuales o familiares,
  • medicamentos para el control de la hiperactividad,
  • y el grupo de recomendaciones que deben cumplir los padres en adelante con sus hijos para poder extraer de ellos el máximo rendimiento posible en la enseñanza y educación.
Además, todas estas medidas deben tener como finalidad fortalecer la confianza de los niños y jóvenes en ellos mismos, nunca lacerar su autoestima y ayudar a familiares y maestros a enfrentar preparados la tarea de educar a un niño con problemas de aprendizaje.