Disfruta del sexo durante la gestación

¿Deberías tener sexo durante la gestación?

Desafortunadamente aún persisten muchos mitos en torno a las relaciones sexuales durante el embarazo. En muchas parejas la falta de información le produce temores. Esto, sumado a los cambios hormonales que se producen durante esta etapa, que inciden en la libido de la gestante, posibilita los conflictos en la sexualidad de la pareja.

  • Se ha probado científicamente que durante las relaciones sexuales el feto no corre ningún riesgo ya que está protegido por el útero y amortiguado por el líquido amniótico.
  • Por el contrario, las endorfinas liberadas por la mujer al alcanzar el orgasmo provocan en el feto sensaciones de tranquilidad y satisfacción ya que llegan a él a través del cordón umbilical.
  • Durante el coito aumenta la irrigación sanguínea hacia la zona pélvica. Esto favorece la llegada de mayor cantidad de oxígeno a la placenta y por consiguiente al futuro bebé.
  • La actividad sexual en el tercer trimestre del embarazo y sobre todo en el último mes estimula y prepara a la musculatura uterina para el paso del feto cuando llegue el momento del nacimiento. Esto aumenta la posibilidad de que se produzca un parto eutócico y disminuya el tiempo de trabajo de parto.
  • La sensibilidad en las mamas, las transformaciones en las secreciones de la vagina y las náuseas entre otras molestias atentan contra los deseos sexuales de muchas mujeres durante el primer trimestre del embarazo. Sin embargo en otras los cambios hormonales característicos de esta etapa incrementan su sensibilidad en los genitales, provocándole una disposición al sexo.
  • Cuando la gestación transita por el segundo trimestre los futuros papás se han despojado de gran parte de sus miedos y ven de forma más natural los cambios que se producen. Por esto tienden a disfrutarse mutuamente durante el sexo dejando a un lado los recelos.
  • Llegada la etapa final, surge un inconveniente que entorpece las relaciones sexuales: el aumento de tamaño del abdomen de la futura mamá.
  • Además de las expectativas por el nacimiento del bebé es una de las causas más frecuentes de la disminución de la actividad sexual en este período.
  • Este es el momento de poner en juego el ingenio de la pareja en busca de las posiciones sexuales más cómodas para ambos.
  • No privarse del disfrute de esos momentos de placer tan beneficiosos no sólo para los padres sino también para el bebé.

Estar embarazada puede convertirse en una fuente de nuevas sensaciones y experiencias positivas

  • Las relaciones sexuales son más relajadas ya que no tienen que pensar en ningún método para lograr o prevenir el embarazo.
  • Generalmente es fuente de complicidad y emociones profundas, basadas en el amor mutuo.
  • Propicia el disfrute de los crecientes momentos románticos. No sólo mientras se preparan para el sexo a través de caricias y besos, sino aprovechando cada momento que estén juntos. Cuando ven la tele, en un paseo, o una cena.
  • Prepara físicamente a la mujer para el trabajo de parto. Además de ocasionarle seguridad y bienestar emocional.

Sólo en casos muy específicos, donde el embarazo transcurre con algún tipo de riesgos, el obstetra se encargará de orientar las restricciones necesarias para proteger la salud del bebé y de la gestante.

Deja un comentario

error: Content is protected !!