Publicado el Deja un comentario

Educación preventiva en la escuela

La educación preventiva en el ámbito escolar privilegia al docente como agente multiplicador y a la escuela como espacio de promoción de la calidad de vida. Desde una perspectiva institucional, tiene que ver con la filosofía o ideario de conducción de la escuela. Actualmente, suelen observarse algunas patologías que se manifiestan con diferentes síntomas, los cuales pueden y deben ser motivo de un tratamiento específico.

Algunos síntomas se manifiestan a través de falta de motivación docente, de trastornos de conducta, violencia creciente, escasa participación docente-alumno, padres, etc. Todos ellos, factores de riesgo ante los que se debe intervenir con una dinámica institucional basada en el respeto, el afecto y las relaciones vinculares. La educación preventiva debe partir de una concepción en donde la información sobre el uso indebido de drogas es insuficiente e incluso inductiva en ciertos grupos de alumnos si no se incluye en un programa global. Debe distinguir entre grupos sociales de mayor riesgo y grupos de menor riesgo.
La finalidad del trabajo preventivo será diferenciar entre las distintas realidades en las que debe actuar. Para un mejor abordaje debe tener en cuenta problemáticas que difieren en su nivel de complejidad y de toxicidad, como son:
  • Los que no han recibido oferta ni tienen posibilidades de acceso a tenerla.
  • Los que se resisten incluso a experimentar
  • Los que , tras una o pocas experiencias, no siguen usando drogas
  • Los usuarios mas o menos habituales
  • Los que se hallan en situación de riesgo de dependencia o padecen alguna dependencia.
La escuela es el ecosistema con más grandes posibilidades de actuación frente a las drogas después de la familia. La función que desempeña en la educación para la vida acompaña esa estructura a través de diferentes períodos en el desarrollo de los alumnos. El ciclo vital y las características evolutivas forman parte del conocimiento profesional de los docentes. El curriculum acompaña las etapas de crecimiento y tiene en cuenta las posibilidades para el desarrollo y adquisición de saberes.
La formación ética, se compone de tres ejes curriculares e integran todas las áreas y disciplinas. La identidad y autoestima, los valores de convivencia y la autonomía configuran un recurso preventivo, porque prevenir es educar para una vida feliz y lograr en el niño/joven:
  • Una amplia comprensión de sí mismo y una apreciación del propio valor como miembro de una sociedad.
  • El mejor desarrollo posible de todas sus capacidades y dominio de sus habilidades básicas.
  • Una actitud positiva hacia el proceso de aprendizaje.
  • Unos hábitos de salud y una comprensión de las condiciones necesarias para el mantenimiento del bienestar físico y emocional.
  • La preparación para un mundo en continuo cambio.
En cuanto a la educación para una vida sin drogas, las ventajas que tiene la escuela para prevenir el uso de las mismas son:
  • El niño /joven asiste a la escuela precisamente en la edad que resulta más educable, quiere saber, quiere crecer, quiere vivir.
  • El niño/joven pasa la mayor parte del tiempo en la escuela u ocupado en actividades escolares.
  • El niño/joven está en manos de unas personas, en principio preparadas para educarle.
  • El docente tiene la posibilidad de organizar los programas adecuados a cada nivel, con fácil acceso a los alumnos y la posibilidad de tratar el tema de las drogas con familiaridad.

Estrategia clave: alumno-alumna

  • Los cambios en el crecimiento se observan a edades tempranas. Alrededor de los doce años, llamada «edad de la gracia social», la pandilla cobra vital importancia.
  • La influencia de los pares puede ocasionar una presión indeseable. La mejor manera de prepararlos a enfrentar la presión de los compañeros, es ayudarlos desde muy temprana edad a darse ordenes desde adentro, en pequeñas cosas: elegir entre tomar té con leche o chocolate, la ropa que se van a poner, llevar determinado abrigo, etc., harán que vayan escuchando la voz de su interior.
  • Cuantas más oportunidades de ejercitar sus decisiones y responder a las preguntas, en lugar de darles órdenes, estarán más fortalecidos.
  • Aun así, deberán enfrentarse con la presión grupal.
  • Es primordial formarlos para discutir las tensiones propias de la adolescencia con sus propios compañeros.
  • Decir que no es la herramienta adicional que los límites otorgan.
  • Poder decir que no a los amigos, significa que ellos pueden asimilar el ejercicio que ejercen sus padres cuando le dicen que no.
  •  A la vez, deben estar habituados para decir sí, para reemplazar la alternativa que rechazan. Por ejemplo, si son invitados a fumar, que sean capaces de decir: “ no, gracias, prefiero jugar un partido al fútbol».
  • Otra alternativa es que mencionen a los padres como referentes. Ello les dará la seguridad de que cuentan con respaldo.
  • Los pares suelen ser un medio que a determinadas edades reemplaza a los adultos.
  • El éxito de este recurso reside en preparar alumnos con un perfil de liderazgo (positivo-negativo), que al comprometerse en estas problemáticas potencian hacia sí mismos la prevención (refuerzan o modifican).
  • Llegan a sus pares con los mismos códigos, sin desventaja en cuanto que participan de las mismas necesidades, de las ofertas, de los riesgos, de las circunstancias y pueden mostrar que es posible una vida mas saludable y exitosa.

Comprometer a los alumnos líderes de los diferentes años o cursos consiste en:

  • Solicitar su ayuda y colaboración
  • El reconocimiento de su rol de líderes
  • Descripción de su rol
  • Presentación de las tareas en el programa
  • Funciones del alumno líder
  • Transmisión de contenidos
  • Coordinación de los grupos de trabajo
  • Moderación de las discusiones o debates y recogida de las conclusiones
  • Intervención como actores en role-play
  • Evaluación del trabajo.
  • El alumno líder es el que pone en práctica los instrumentos preparados conjuntamente con el profesor. Se trabaja con fichas, cuestionarios, casos, hipótesis, recortes periodísticos, películas, videos de actualidad, temas de interés, sin improvisaciones.
  • Los alumnos líderes o guías, deben tener una preparación y estar asistidos permanentemente por el profesor.
  • La propuesta de aprender a través de un cambio en el tratamiento de la Educación para la Salud (EPS) pasa por modificar el planteamiento temático de los contenidos por otro de tipo problemático, requiere un método a través del cual se construyan los conocimientos a través del análisis de conflictos de salud de tipo individual o comunitario, propios del medio que rodea la escuela y pertinentes a la comunidad de la misma.
  • El docente, transforma su rol de informante, por el de coordinador y utiliza romo recurso fundamental en esta metodología la formulación de preguntas; quedando a cargo de los alumnos la búsqueda de las respuestas.
  • Como puede verse, el camino a transitar es más que interesante para ambos.
  • En este método todos aprenden. Los alumnos deberán abrir conjeturas, formular hipótesis, indagar en la opinión pública, investigar, buscar información científica, recoger datos, analizarlos y emitir conclusiones fundamentadas.
  • El aprendizaje memorístico de hechos y datos desaparece de la actividad áulica y ésta se transforma en un verdadero laboratorio de ideas, donde prevalece la interacción entre los sujetos y los objetos de aprendizaje. Es una propuesta dinámica, flexible y abierta.
  • Por lo tanto enriquecedora con múltiples posibilidades, desde los aportes conceptuales, procedimentales y actitudinales que comporta.
Deja una respuesta