Publicado el Deja un comentario

Empapelado de paredes

Empapelado de paredes 1

Para decorar las paredes de las habitaciones se puede optar por pintura o por el empapelado.

Cada uno tiene sus pros y contras. La aplicación y el precio son puntos que pueden hacer elegir la pintura.

  • Pero también es cierto que tomando en cuenta el tiempo de duración de uno y otro (2 a 3 años para la pintura y 10 a 15 años para el empapelado).
  • El perfeccionamiento y practicidad de aplicación de los papeles en la actualidad se puede inclinar la balanza hacia el empapelado.
  • Otra ventaja es que el aspecto decorativo de este método es más atractivo y ofrece más variedad que las pinturas.
  • Antes de empapelar es necesario observar el estado de la superficie, ya que de ello depende el tipo de papel a emplear.
  • Si es lisa se puede usar cualquier clase de papel, pero si tiene imperfecciones hay que elegir material con relieve o motivos con figuras más grandes.
  • En caso de irregularidades significativas en el relieve, conviene arreglarlas previamente con el material adecuado (yeso, fibra de vidrio, etc.).
  • El pegamento a emplear también es importante dado que será diferente según el tipo de papel, ya sea si se trata de vinilo o papel tradicional, y también por las diferencias de espesor.
  • Actualmente muchos papeles traen el adhesivo incorporado.
  • Para acondicionar la pared, se recurre a una pasta de relleno y se empareja con la ayuda de una espátula.
  • En paredes nuevas se aconseja tratar la superficie con yeso o cola un día antes para disminuir la porosidad y facilitar la adhesión del papel.
  • Para retirar el empapelado anterior se debe dejar actuar el producto adecuado y luego, pasar una espátula en forma descendente.
  • Si estaba con pintura se tiene que lavar y lijar.
  • Hay que medir la pared y dejar un margen de unos centímetros.
  • Luego se cortan las tiras de papel con la medida indicada y se comienza a colocar el pegamento.
  • Para una mejor organización se pueden numerar las tiras de papel para establecer un orden.
  • Entonces se comienza a pegar, procurando que no queden burbujas de aire.
  • En la unión de un trozo de papel con otro, se puede usar un rodillo para alisar los bordes.
  • Cuando se seca el pegamento se recortan los sobrantes prestando especial atención a las esquinas.
  • En caso de observar aire acumulado, se pincha la zona con una aguja.