Publicado el Deja un comentario

Estudia con una postura adecuada

Escuchar el Artículo
A pesar de que muchos piensan que la mejor postura al ponernos a estudiar es la que mejor le funcione a uno y en la cual nos sintamos más cómodos, adoptar una posición adecuada cuando estudiamos no solo reporta beneficios al nuestra estructura ósea y nuestra musculatura, también ayuda a optimizar el rendimiento y la retención de los conocimientos.
Seguramente conoces los principios generales establecidos para adoptar una correcta colocación de nuestro cuerpo cuando estas sentado, pero por si no los sabes, te los recuerdo.

Cuando nos sentamos debemos estar cómodos pero sin exagerar, que hay quienes casi se acuestan en la silla. La espalda debe quedar recta conservando la simetría, o sea, dividiendo imaginariamente nuestro cuerpo en dos partes iguales, estás deberán ser completamente proporcionales una con otra, con las extremidades inferiores formando un ángulo de 90 grados entre el muslo y la pantorrilla. Los hombros alineados, y los brazos descansando apoyados suavemente sobre la mesa.

Mantener está postura al estudiar te permitirá:
  • Estudiar o leer una mayor cantidad de material en menos tiempo
  • No cansarte demasiado mientras estudias
  • Estar concentrado durante un tiempo mayor
  • Asimilar mejor lo estudiado
  • Saber cuando tienes que tomarte un descanso
  • Tener una sesión de estudios mucho más productiva
Aspectos a considerar para saber que mantienes la postura mientras estudias:
  • Vigilar la tensión muscular, principalmente de la cara, el cuello y la espalda.
  • No presionar demasiado el bolígrafo.
  • Mantener la línea con la vertical.
  • Mantener la simetría del cuerpo.
  • Inclinación de la cabeza.
Nota: Los anteriores aspectos son solo guías generales, puede que en tu caso necesites inclinarte un poco, abrir algo las piernas o alterar un poco la simetría del cuerpo.

¿Cuándo hacer comprobaciones de la postura?

  • En cualquier instante de tu sesión de estudios.
  • Al notar que no te siente cómodo o algo no va bien.
  • Si no logras concentrarte sin causa aparente.

¿Hasta cuándo debes hacer estas comprobaciones?

Hasta que comiences a observar que todo funciona correctamente, te sientes totalmente cómodo y no cambia tu posición mientras permaneces sentado. En ese punto ya habrás logrado tu postura ideal.

Conclusión

Partiendo de estas recomendaciones básicas, ve poco a poco aproximándote a la posición de reposo de tu cuerpo más conveniente y en la cual te sientas más cómodo estudiando, te darás cuenta enseguida porque esta posición será la única en la que lograrás mantenerte por mucho rato concentrado, sin cambiar de postura y sin cansarte. Verás que al final de todas las comprobaciones la posición que adoptarás no se diferenciará mucho de la que te he sugerido y los resultados de tu sesión de estudio serán mucho mejores.