Publicado el Deja un comentario

Estudiar y trabajar al mismo tiempo

En la actualidad, la necesidad de independencia económica a cierta edad, los requerimientos de experiencia para poder emplearse en la carrera elegida, y el sustento que los estudios universitarios muchas veces demandan, llevan a que los estudiantes en algún momento de la carrera tengan que considerar la posibilidad de trabajar a la par de los estudios.
  • Para obtener un buen empleo ya no es suficiente con poseer una destacada escolaridad, sino que es especialmente tenida en cuenta la experiencia laboral precedente.
  • Otra situación que obliga a cursar y trabajar a la vez, es cuando quienes debieron abandonar su instrucción sin haber alcanzado el título quieren ahora retomar, o aquellas personas que aspiran a hacer un posgrado o máster.
  • Hay que tener en cuenta que las exigencias de tiempo y rendimiento de cada una de las actividades van a demandar un esfuerzo considerable, sobre todo durante los períodos de examen.
  • Por supuesto que no es un período fácil de transitar, pero se puede llevar a cabo si se sabe planificar adecuadamente; teniendo en cuenta además que hay que contar con un tiempo para el esparcimiento, familia, amigos, deportes u otras actividades que hacen a una vida saludable.
  • Asimismo, debe decirse que los beneficios de optar por este camino, hacen que valga la pena; la clave entonces es poder organizarse correctamente.
  • Es vital administrar el tiempo ya sea diariamente, durante la semana o el mes, para poder tener un panorama de las tareas a realizar, y así planificar las horas de estudio, evitando agrupar las tareas en una sola jornada, y tratando de ir al día con los asuntos y trabajos planteados en las asignaturas.
  • Es necesario jerarquizar las actividades, dando mayor preferencia a lo que es más urgente.
  • En lo que refiere al empleo, es preferible que éste sea de medio tiempo o que no lleve más de 6 horas diarias, de otra manera resultará difícil compaginar con las tareas académicas; también es aconsejable que sea próximo al centro de estudio o al lugar donde de reside.
  • Conforme avanza la carrera, el trabajo debe estar en relación a la misma.
  • Es bueno avisar con antelación los días en los que habrá que faltar al empleo, para no generar imprevistos y mantener el buen vínculo laboral; además conviene informarse si la compañía brinda algún beneficio a quienes estudian, como becas u horarios más flexibles.
Todo este esfuerzo va a tener su recompensa al momento de calificar para el puesto para el que se ha estudiado, y para el que ya se cuenta con experiencia, además de que las empresas valoran mucho que esto haya sido conseguido trabajando y estudiando a la vez.