Infecciones cutáneas: Micosis

La Micosis es una infección de la piel que puede presentarse en cualquier etapa de la vida de un individuo. Su clasificación y tratamiento varía en dependencia del hongo que la produce. En muchos casos es necesario combinar determinados fármacos debido a la resistencia de algunos de ellos ante el tratamiento convencional.
  • Generalmente la micosis no produce un cuadro grave pero puede dejar secuelas tanto en la zona de la piel afectada como en el cabello y las uñas. Por ello se requiere de un diagnostico y tratamiento oportuno.
  • Estos hongos se multiplican fácilmente, utilizando como vía de ingreso al organismo la piel.
  • Se producen trastornos que lo afectan tanto desde el punto de vista de salud como estéticamente.
  • Algunos individuos presentan determinados factores predisponentes para la aparición de algún tipo de Micosis Por ejemplo sudoración excesiva y las alteraciones en el Ph de la dermis.
  • Esto a su vez puede ser ocasionado por una incorrecta alimentación o el uso inadecuado de determinadas prendas de vestir.
  • Las condiciones ambientales a las que está sometida una persona también puede determinar la aparición de infecciones cutáneas, sobre todo la exposición a temperaturas elevadas donde se potencia la posibilidad de instauración y reproducción de los hongos que la producen.
  • Es importante tener en cuenta que en estos casos el aseo y cuidado de la piel debe realizarse con mayor frecuencia y utilizar vestimentas que permitan la transpiración de la piel.
  • También se debe utilizar tejidos que permitan este intercambio y eviten rozaduras e irritación de la misma, para lo cual se recomiendan los fabricados con algodón.
  • Las personas que padecen de Diabetes Mellitus son más propensas a contraer algún tipo de micosis. Incluso se ha diagnosticado esta patología por la presencia de una micosis resistente al tratamiento, luego de realizar pruebas diagnósticas más específicas.

Micosis más frecuentes:

  • Pitiriasis Versicolor: Es una infección que afecta la dermis superficialmente. Se le nombra versicolor porque inicialmente aparecen manchas pequeñas de color rojizo y con apariencia escamosa, las cuales se van tornando blancas. Estas lesiones pueden aparecer después de la exposición al sol de determinadas zonas como la espalda, brazos, el tórax y cuello.
  • Tricofitosis: Se instala preferentemente en las áreas donde la piel está cubierta por vellos en gran cantidad. Las lesiones que produce tienen aspecto escamoso y color rojo, en algunos casos se presentan pústulas.
  • Tiña de pliegues: Es la que se presenta en las personas adultas con mayor frecuencia sobre todo en el área de axilas e ingle. La sudoración excesiva y el sobrepeso son algunos de los factores que favorecen su aparición y fácil reproducción.
  • Onicomicosis: Esta infección ataca las uñas y es producido por un hongo muy resistente, al cual hay que combatir combinando el uso de medicamentos tópicos y orales, siendo éste un tratamiento de larga duración y que requiere constancia para lograr su efectividad.
  • Tiña Pedis: En este caso el hongo Tricofito asociado a otras bacterias y microorganismos afecta la zona interdigital (entre los dedos) provocando picor, las lesiones son rojizas y aparecen vesículas dando paso luego a fisuras en la zona.
La piel constituye el mayor órgano del cuerpo, por lo que merece nuestro cuidado y protección. Muchas de las infecciones por hongos o micosis son prevenibles si protegemos los pies con algún calzado cuando utilizamos baños públicos. Si dedicamos unos minutos al secado de la zona interdigital, si utilizamos las toallas y la ropa en general de forma personal, si controlamos nuestro peso corporal y mantenemos la higiene, controlando los niveles de azúcar en sangre, además de ingerir una dieta balanceada.
Ante la aparición de cualquier lesión se debe consultar un especialista para determinar las causas y el agente que la produce. Esto favorece el correcto tratamiento y la pronta recuperación.

Deja un comentario

error: Content is protected !!