Prevención y tratamiento de las ampollas en pies y manos

Escuchar el Artículo

Las ampollas en pies y manos son un fenómeno que aparece muy frecuentemente en las personas, fundamentalmente a causa de la fricción continuada de algún objeto sólido o material contra la piel. Estas pueden llegar a tornarse bastante dolorosas y dificultarnos el correcto caminar, así como una adecuada manipulación de objetos y otras actividades manuales.

Prevenir ampollas en pies y manos

Debido a lo incómodas y molestas que son, es muy importante prevenirlas, pues su aparición puede transformar nuestra vida cotidiana en un infierno. A continuación te describo los cuidados que debes tener para evitar que aparezcan:
Para los pies
  • Calzar zapatos con una buena transpiración que posibiliten que los pies permanezcan lo más secos posible. La humedad ablanda la piel y puede causar la aparición de ampollas ante el roce del calzado.
  • No usar calzado apretado, preocúpate más que estar a la moda por tu salud. Asegúrate de que llevas un par de zapatos bien confortables, ligeros y con los cuales te sientas caminando a gusto.
  • Si te das cuenta que algún zapato comienza a presionarte más de lo normal en algún punto o sientes irritación en alguna zona de los pies después de haber andado algún trecho. Ponte en la zona de la molestia algún apósito o cinta adhesiva que reducirán la fricción o presión en ese lugar.
  • Usa talco para los pies que absorbe la humedad y disminuye la fricción del calzado contra la piel.
  • Cuando te pongas las medias, asegúrate que hayan quedado sin arrugas.
  • Para practicar deportes, correr o realizar largas caminatas, pon sobre las medias que normalmente utilizas. Otro par más fino que se encargará de absorber gran parte de la humedad de tus pies sudados.
Para las manos
  • Si no eres una persona acostumbrada a realizar trabajos y esfuerzo manuales considerables como talar un árbol, cortar leña, cultivar la tierra, etc., utiliza guantes apropiados para prevenir las ampollas.

Tratamiento de las ampollas

Si no has seguido estos consejos, o los has leído demasiado tarde, y ya tienes algunas ampollas en los pies o las manos, debes tratarlas de inmediato, pues pueden derivar en complicaciones cómo infecciones o lesiones de la piel aún más peligrosas y dolorosas. Actúa de la siguiente manera:
  • Primeramente hay que extraer todo el líquido contenido dentro de la burbuja de la ampolla.

Para eso:

  • Desinfectaremos una aguja común de coser poniéndola en agua hirviendo, sumergiéndola en alcohol o calentándola al fuego.
  • Con esta debemos pinchar la ampolla y presionarla ligeramente por uno de sus lados para que el líquido salga.
  • Después se debe lavar cuidadosamente toda la zona afectada para eliminar cualquier rastro de líquidos y suciedades.
  • Posteriormente hacemos otra limpieza pero esta vez con alcohol.
  • Por último aplicaremos una crema cicatrizante o fijaremos un apósito, si optamos por esta alternativa debemos cambiar este diariamente.
  • Es muy importante no retirar la piel sobre la ampolla ya que esta protege la lesión contra infecciones.
  • La otra forma de tratamiento es una receta tradicional que consiste en sumergir la extremidad donde se localiza la ampolla, durante unos 20 minutos aproximadamente, en una solución salina previamente calentada. Después secamos bien, pero con cuidado no lastimarnos, y cubrimos la región de la ampolla con una mezcla de aceite de oliva con clara de huevo a partes iguales.
  • Si luego de unos días no ha mejorado el dolor o este ha arreciado, la zona afectada está enrojecida o hinchada, se debe de acudir de inmediato por ayuda facultativa, pues lo más probable es, que pese a los cuidados, tengamos una infección. Mantener las manos y pies saludables es indispensable para poder realizar todas las actividades cotidianas en nuestras vidas sin sufrimientos.

Ampollas tratamiento

Deja un comentario

error: Content is protected !!