Propiedades del polen de abeja

Las partículas que las plantas producen para que tenga lugar la reproducción sexuada son las que forman el polen, este es trasladado por las abejas hacia otras flores llevando a cabo la fecundación; sin embargo se han descubierto además muchos beneficios (algunos desde hace muchos años) que tiene el polen para la salud humana.

En primer lugar hay que mencionar que la obtención de esta sustancia se realiza mediante una técnica que consiste en hacer pasar a las abejas a través de los orificios de una placa, de modo que el rozamiento haga caer las partículas de polen, estas se recogen, se almacenan previa desecación con calor y se mantienen refrigeradas.
El polen está formado por un 10% de agua, 20% de sustancias similares a la albúmina, aproximadamente 40% de aminoácidos y 30% de carbohidratos.
Propiedades del polen de abeja

Beneficios de su consumo regular

Al incorporar el polen a la dieta habitual se aprovechan sus propiedades, tales como:
  • Regulación del tránsito intestinal: colabora aliviando los cuadros de diarrea, las inflamaciones intestinales, constipación y estreñimiento.
  • Estimulación de la producción de glóbulos rojos y hemoglobina, importante en los casos de anemia en adultos y niños.
  • Protector de los tejidos de la próstata (previene patologías).
  • Aumenta los niveles de energía, vitalidad, colabora en la recuperación tras la convalecencia por enfermedades prolongadas.
  • Ayuda a revertir los estados de malnutrición, aumenta el apetito, disminuye la ocurrencia de enfermedades en personas que cursan con estrés o debilidad.
  • Está recomendado en adultos mayores y embarazadas.
  • Facilita la depuración del organismo y la eliminación de sustancias perjudiciales.
  • Promueve la cicatrización de los tejidos.
  • Tiene un importante contenido de vitaminas (A, B, C, D, E y K), minerales como calcio, fósforo, potasio, hierro, magnesio y cobre, y aminoácidos que ayudan en las etapas de crecimiento y desarrollo.
  • Mejora la salud visual.
  • Incide favorablemente en la piel y cabello.
  • Promueve el buen estado de ánimo y la agilidad mental e intelectual.
  • Afecciones como várices, asma, hipertensión arterial, diabetes, ansiedad o trastornos del hígado pueden aliviarse con el consumo regular de polen.

La cantidad diaria a ingerir (a modo meramente orientativo) es de 20 gramos en adultos y 12-15 gramos en niños; no obstante es recomendable consultar al médico ante cualquier duda.

Deja un comentario

error: Content is protected !!