Técnicas de estudio

¿Deseas rendir bien? Desarrolla tu propia técnica de estudio. Cuando nos encontramos en instancias de exámenes es importante tener un buen sistema de estudio que nos ayude a conseguir los mejores resultados.
En una primera instancia es probable que nos abrume la cantidad de contenidos y no sepamos cómo comenzar; ese el momento para acudir a una efectiva forma de comprender, asimilar y transmitir los conocimientos.

Primeros consejos para planificar una buena técnica de estudio.

  •  Primeramente deberás reunir y ordenar todo el material de estudio. Generalmente encontrarás el orden de los contenidos a respetar en el programa pero si no es así puedes a acudir a tu profesor o a algún compañero que ya tenga esa misma materia rendida que te oriente en el tema. Cuando hayas realizado esta tarea podrás comenzar a estudiar. La desorganización de los conocimientos dificulta la rápida asimilación y lleva a la confusión y al olvido.
  • Desarrolla un cronograma de estudio que pueda adaptarse a los imprevistos que surjan antes del examen.
  • Distingue los puntos más dificultosos de la asignatura que tengas que estudiar. A esos contenidos deberás dedicarle más tiempo de estudio y concentración.
  • Cuando empieces a estudiar descubrirás cuál es tu ritmo personal de estudio. Por ejemplo quizá te resulte más eficaz dedicarte a los puntos difíciles del programa en los momentos en los que alcances mayor concentración.
  • Sé razonable y evalúa tu capacidad de entendimiento y memorización.
  • Organízate para dejar los contenidos más fáciles para cuando estés terminando de estudiar.
  • Trata de memorizar la información comprendiéndola.

El método de estudio

El sistema de estudio que proponemos consta de siete pasos a tener en cuenta:
  • Prelectura: Es la primera mirada que realizamos al texto para desarrollar una idea general del mismo. Debes prestarle especial atención a los títulos.
  • La lectura comprensiva: Radica en leer el tema en su totalidad. Buscarás los conceptos que ignores en el diccionario.
  • Tus notas en los márgenes: Cuando realices tus lecturas escribe en los márgenes las ideas más relevantes del texto en el que trabajes.
  • El subrayado o el remarcado: En tus lecturas es bueno que vayas remarcando los contenidos más importantes del escrito que debas estudiar. Puedes hacerlo por medio del subrayado o con un marcador o resaltador.
  • La representación gráfica de los contenidos o esquematización: Trata de formular por medio de gráficos las diversas ideas de un tema. Debes respetar la jerarquía de los contenidos.
  • Síntesis o resumen: Consiste en extraer de un texto todo aquello que debes aprender. Ten en cuenta lo resaltado y subrayado y reescríbelo para después memorizarlo.
  • Memorizar: Es grabar en la memoria de largo plazo los conceptos e ideas relevantes de la materia para después recordarlos en el momento de la evaluación.

Deja un comentario

error: Content is protected !!