Publicado el Deja un comentario

La verdad de la celulitis y cómo combatirla

La verdad de la celulitis y cómo combatirla

Guía de la celulitis

No les puedo contestar a preguntas como ¿porque a mí? ¿Por qué yo? ¿Qué he hecho yo para merecer esta piel de naranja? Pero si puedo explicar cómo se forma la celulitis y aún más importante como deshacernos de ella.

Además muy al contrario de lo que piensa la mayoría, la celulitis no nos ataca particularmente por estar gordas o delgadas. Hasta la mujer e incluso hombres, que de ésta ellos tampoco se libran, pueden sufrir celulitis en la piel o comúnmente entre todos, la tan temida y no deseada piel de naranja.
La verdad de la celulitis y cómo combatirla 1

Qué es la celulitis y cómo se forma

  • Cuando comemos ingerimos grasas
  • Hay grasas que son más fáciles de “saturar” de deshacernos de ellas
Como norma general, las grasas proceden de este modo:
  • Las grasas contienen mayor cantidad de calorías que otros productos.
  • Por lo tanto si ingerimos grasas ingerimos más calorías.
  • Las calorías se transformaran en energía.
  • Estas calorías son para nosotros como la gasolina para nuestros vehículos.
  • Si no consumimos todas las grasas que ingerimos las acumulamos.
  • Estas grasas no consumidas se acumulan en el tejido adiposo de nuestra piel.
  • En la piel tenemos unas células llamadas adipocitos.
Los adipocitos se encargan de liberar la grasa a través de la circulación sanguínea. Si ingerimos más grasas de la cuenta los adipocitos se “inflaman”. Al inflamarse considerablemente no pueden circular por lo que se quedan “estancadas”.
La verdad de la celulitis y cómo combatirla
Se agrupan y forman nódulos que dificultan la circulación y su lugar preferido son las caderas, muslos nalgas o rodillas. Al inflamarse, estas células “aprietan “contra la piel y producen estancamiento de líquidos. También producen estancamiento de toxinas, causan flacidez en la piel y listo! Aparece la temida piel de naranja.

Cómo combatir la celulitis

  • Hacer ejercicio
Con la sudoración corporal liberamos toxinas y mejoramos nuestra circulación. El trabajo de nuestros músculos requerirá a nuestro cuerpo consumir más calorías. Estos músculos también desprenden calor energético y con el movimiento de los músculos mejoraremos la circulación de los adipocitos. Los adipocitos se desagruparán y se liberarán atravesando la circulación sanguínea.
Pero hay “grupos” de adipocitos más rebeldes que otros y para combatir los nódulos de celulitis más difíciles podemos ayudarnos de las cremas anticelulíticas.

Utilizar la crema anticelulítica adecuada

Según sus componentes estas cremas se agrupan en distintas categorías.

Cremas con Lipocitos

  • Estas cremas suministran a nuestra piel las células lipocitos como las que ya teníamos por naturaleza.
  • Harán el mismo proceso que tendrían que haber hecho nuestras propias células si no se hubieran “inflamado”.
  • Acelerarán la eliminación de desechos en nuestro organismo.

Cremas drenantes

  • Desinflaman nuestras células “lipocitos”
  • Mejoran de este modo la circulación
  • Eliminan toxinas

Cremas estimulantes

  • Inducen a nuestros “lipocitos” a consumir energía
  • Facilitan la circulación sanguínea
Los dos últimos tips:
  • No esperes a ir a ponerte el bikini para empezar a atacar tu celulitis.
  • La celulitis la podemos eliminar pero es un proceso que tarda su tiempo.
Publicado el Deja un comentario

La Celulitis

antienvejecimiento

La celulitis es la grasa que el cuerpo no utiliza y se almacena en las células adiposas, dañando el tejido que la rodea. Deforma la piel y produce pequeños bultitos en las nalgas, muslos y abdomen. Afecta a casi el 90 % de las féminas y es muy raro que los hombres la padezcan. Contrariamente a lo que se cree, no distingue entre delgadas o con sobrepeso.

Formación de la celulitis

  • Se forma a partir de que las células del tejido adiposo se inflaman y la pared capilar se vuelve penetrable permitiendo el depósito de fluidos.
  • El drenaje es deficiente al disminuir el movimiento de los fluidos excesivos.
  • Las células del tejido adiposo se congregan y quedan enlazadas por los filamentos de colágeno que obstaculizan la circulación sanguínea.
  • Los filamentos conectivos se consolidan y retraen. Todo esto tiene como consecuencia la aparición de hoyos en la epidermis.
  • Este proceso tiene lugar en la capa de grasa que está localizada debajo de la piel llamada hipodermis, la cual se organiza en forma de cámara creada por los filamentos conectivos.
  • La acumulación de las grasas y su metabolismo es estimulado por una hormona aunque la cantidad de grasa que se acumula es variable en dependencia del tipo de alimentación y la actividad física de cada persona.
Las féminas son más propensas a padecer de celulitis puesto que el tejido adiposo de la hipodermis se dispone en forma de cámaras distribuidas verticalmente y que favorecen la acumulación de grasa, mientras que en los varones se disponen en forma diagonal y constituyen una pequeña unidad que impide que se acumulen las grasas.

Localización de celulitis

  • La celulitis puede localizarse en todo el cuerpo aunque prevalecen en áreas muy específicas.
  • El sexo femenino, principalmente las mujeres obesas, son las que de forma exclusiva presentan celulitis generalizada.
  • Habitualmente a partir de los 20 años, y sobre todo después de un parto, se manifiestan cambios del peso corporal que paulatinamente afectan de forma general.
Con mayor frecuencia se encuentra localizada en el área abdominal, en los glúteos, en los muslos, caderas, rodillas y en algunas zonas de la espalda. Algunos factores predisponentes:

En muchas mujeres que presentan celulitis, se observa una falta de tono y vigor de los tejidos, particularmente los contráctiles a nivel de las nalgas, esto es producto de la anatomía particular de la cadera femenina, determinada por la actividad hormonal durante la adolescencia.

  • Cuando los tejidos contráctiles están afectados, provocan alteraciones hemodinámicas sobre todo en la acción de retorno que a la larga causan trastornos circulatorios en los miembros inferiores con una propensión a la efusión del líquido seroso y linfático.
Esta efusión provoca alteraciones bioquímicas que pueden ser generalizadas o localizadas y que tienen varias implicaciones:
  • Imposibilitan la unión transversal de la elástica y el colágeno.
  • Actúan de forma negativa en el funcionamiento de las tiroides.
  • Reduce la hialuronidasa provocando reducción de la T3
  • La reducción de la hormona T3 favorece la aparición de adipositos mayores completamente saturados de triglicéridos.
  • Los trastornos endocrinos son determinantes en la manifestación de la celulitis ya que esta aparece o se agrava en algunas épocas de la existencia femenina cuando se dificulta la regulación hormonal, como en la adolescencia en las primeras menstruaciones, durante el embarazo, el uso de contraceptivos, en el climaterio y la menopausia.

Alteraciones neurovegetativas

Al igual que los trastornos anteriores, éstos tienen gran relevancia en el origen de la “Edematose-fibroesclerotica panniculopatia” o celulitis como comúnmente se le conoce celulitis.

Las personas con poca estabilidad emocional, sobre todo las del sexo femenino, que con frecuencia se deprimen o se sienten angustiadas tienen más posibilidades de verse afectada por la celulitis. Generalmente son estos los casos que solicitan tratamientos estéticos y una gran parte trata de enmascarar trastornos emocionales.

Componente genético y racial

  • Aún cuando no se ha podido determinar con exactitud la relación que existe entre las dotes genéticas y la aparición de la celulitis, sin duda son directamente proporcionales, si se tiene en cuenta que las hembras de muchas familias se distinguen por tener amplias caderas y miembros inferiores con presencia de celulitis.
  • También hay mayor predisposición en la mujer latina que en la nórdica, ésta última tienen las caderas más estrechas y menos formaciones celulíticas, quizás influida por su información genética.

Enfermedades predisponentes

  • El mal funcionamiento del hígado disminuye su capacidad de eliminar los desperdicios tóxicos del organismo los cuales se acumulan en diferentes zonas.
  • La insuficiencia renal desencadena los mismos efectos y en menor medida el resto de las enfermedades del riñón.
  • Los trastornos de la circulación constituyen por un lado un obstáculo para una adecuada circulación sanguínea, beneficiando la efusión de los líquidos y edema, por otro lado significa disminuye la micro circulación, por lo que incide en agravamiento y en la aparición de celulitis.

Hábitos y estilos de vida

También son factores que influyen en la aparición de la celulitis:
  • El sobrepeso.
  • Consumir poca cantidad de líquidos.
  • La constipación por una dieta baja en fibra.
  • Consumo excesivo de cloruro de sodio o sal común.
  • Llevar una vida sedentaria.
  • Utilizar ropas ceñidas al cuerpo.
  • Utilizar frecuentemente zapatos con altos tacones.
  • Estar mucho tiempo en una misma posición.
  • Consumo de alcohol, café y tabacos.
  • Trastornos emocionales y estrés.
  • Recibir masajes u otras prácticas por personas no capacitadas para tal efecto, provocando daños en los tejidos.Tratamientos para la celulitis.
  • Tópicos: Se debe utilizar alguna formula que contengan ingredientes que actúen contra los principales factores que desencadenan la celulitis que son: el tejido conectivo, el graso y la micro circulación. La fitoterapia combinada con vitaminas se muy utilizada en este tipo de tratamiento.
  • Orales: Responde a los mismos requerimientos que en los tratamientos tópicos. La diferencia está en la vía de administración del medicamento.
  • Alternativos: En muchos casos se solicitan por parte de los pacientes tratamientos menos conservadores como la electrolipólisis, ozonoterapia, mesoterapia y liposucción entre otros. Cualquiera de estos tipos de tratamientos para la celulitis debe ser realizado por un especialista.
Publicado el Deja un comentario

Celulitis más que estética

inhibidor de vello corporal

Cuidado de la piel de la celulitis

Estéticamente hablando, las mujeres de hoy en día suelen verse bombardeadas de información y mensajes que marcan “La belleza” como elemento clave para el éxito profesional y personal, y si bien “ser bellas” es una necesidad inherente a la mujer, en la actualidad lo es mucho más, surgiendo cada vez más tratamientos y regímenes para ello.

Uno de los dolores de cabeza para la mujer en este sentido ha sido siempre la aparición de la conocida Celulitis o “Piel de naranja”, llamada así porque la piel muestra unos hoyuelos que le dan la apariencia de la corteza de la naranja, especialmente en glúteos y muslos.

Esta afección, que también puede ser de origen infeccioso no es contagiosa pero sí bien delicada si no se le atiende correctamente, pues puede ir más allá de esos hoyuelos, y de hecho internamente el problema es mayor que la simple apariencia, pudiendo traer serias consecuencias a nuestra salud.
Celulitis más que estética 2

Tratamientos para la celulitis

Para tratarla, es necesario saber que existen tres grados de celulitis con sus complicaciones específicas, a saber:
  • Celulitis Blanda: La más grave y complicada a tratar. Se reconoce a simple vista por la flacidez de la piel ante cualquier movimiento, afectando muslos, caderas y glúteos. Generalmente entre los 35 y 40 años de edad.
  • Celulitis dura: De apariencia compacta. Invade muslos y pelvis. Es la que se reconoce haciendo presión sobre la piel, En algunos casos duele al palpar. Generalmente se combina con la aparición de estrías y se presenta frecuentemente entre los 15 y 25 años.
  • Celulitis Edematosa: Aunque es poco frecuente, es la más grave, pues su descuido puede generar venas varicosas. Ataca generalmente los muslos y la zona se inflama, causando dolor al tacto. Acompañada por obesidad, es de rápido crecimiento y surge después de la pubertad.
La celulitis es en sí un problema de salud que hay necesariamente que atender sin descuidarse. Para esto existen especialistas e infinidad de tratamientos, que aunque no la eliminan, al menos la detienen. Ya sea por la vía natural o por la medicina actual, lo importante es atacar el problema: Liposucción, mesoterapia, dietas.
En los casos de celulitis infecciosas el uso de antibióticos, son vías para detener esta afección. Además una alimentación balanceada baja en grasas, combinada con el correcto consumo de agua y una rutina de ejercicios servirá incluso para prevenirla, lo cual es lo mejor.