Publicado el Deja un comentario

El acné, entre el mito y la realidad

El acné representa una de las afecciones de la piel más comunes entre los jóvenes en occidente.

El acné, en diferente medida ha afectado y afectará a la casi totalidad de la población, lo dicen las estadísticas.

  • La enorme proliferación de respuestas para una enfermedad de la piel tan común, es la que está directamente asociada a la gran cantidad de inexactitudes y leyendas urbanas sobre el acné.
  • Vamos a hablar de cada una de ellas, vamos a intentar en estas líneas poner un poco de luz sobre tanto mito y tanta incoherencia.

Veamos entonces errores y creencias no correctas sobre formas de solucionar el acné:

  • Una de las creencias falsas más extendidas sobre el acné es que tomar el sol puede acabar con él. El bronceado puede ocultar los efectos del acné en la piel enrojeciéndola, es cierto, sin embargo, no hay datos que confirmen que pueda acabar con él. Tomar el sol de forma inadecuada sí que es, en cambio, perjudicial en la medida en que expone la superficie corporal a las quemaduras o a los riesgos del desarrollo de uno de los cánceres más temidos, el de piel.
  • Se suele decir que cuánto más se lava una persona el rostro, menos posibilidades tiene de ver aparecer el acné. La limpieza no parece estar directamente relacionada con la aparición de granos.
  • Asearse la cara contribuye a la limpieza del cutis, a la eliminación de la cubierta de piel muerta, pero un exceso de limpieza lo único que hace es secar aún más la superficie corporal.
  • Puede llegar a empeorar el acné de base o dejar marcas en la piel.
  • Tampoco es útil reventar las espinillas, como se suele hacer.
  • Hay que pensar en lo que supone reventar un grano.
  • Las bacterias contenidas en la espinilla se extienden con más facilidad por la piel. Apretar la piel, por otro lado, solo puede ayudar a extender el acné por el resto de la superficie.
  • Los huecos vacíos, resultado de reventar los granos, pueden, por otro lado, permanecer durante mucho tiempo abiertos, afear la piel y exponerla a los riesgos de una infección.
  • Otra de las leyendas urbanas es la que asegura que las comidas grasas, las fritangas y el cacao o el chocolate generan acné. Las investigaciones que se han desarrollado sobre el tema han llegado a la misma conclusión, no hay una correspondencia directa entre grasa y acné.
Esperamos que estos datos hayan ayudado a aclarar algo más que hay de cierto en la ‘buena voluntad’ de los tratamientos personales o los que nos suelen comentar los amigos o los familiares.
Publicado el Deja un comentario

Reducir arrugas y cuidado del sol

Reducir arrugas y cuidado del sol 1

Cuida tu piel del sol

Antes de comprar una crema anti-arrugas cara echa un vistazo a la forma en que cuidas tu piel. Por mejor crema para las arrugas que uses o de la piel si no la cuidas del sol pues será difícil que tu piel esté saludable.

Los rayos del sol son dañinos para la piel y producen arrugas. Aprende cómo cuidar tu piel, evitar las arrugas y cuidar tu cuerpo del sol.
El cuidado del sol es esencial para mantener la piel sana pero no solamente cuando se va a la playa en un día soleado.

Reducir arrugas y cuidado del sol 2

Los rayos del sol te afectarán incluso los días nublados o en otros lugares diferentes a una playa en los que tengas contacto con el sol. Los rayos ultravioletas son muy dañinos para la salud, incluso pueden producir cáncer de piel y obviamente producir arrugas en tu piel.

Para prevenir arrugas del sol tienes que:

  1. Utilizar protector solar
  2. Utiliza productos que tengan protección contra rayos ultravioletas
  3. Aplica protector solar antes de cualquier otro producto en tu piel
  4. Concurre a la playa en horas tempranas de la mañana o en la tarde cuando los rayos del sol no estén tan fuertes.
  5. Hidrata la piel con cremas y baños de agua luego de estar expuesto al sol

Si eres cuidadoso con estos aspectos no tendrás problemas y tu piel, tu cuerpo y salud lo agradecerán.

En suma, para prevenir arrugas en tu piel tienes que cuidarte del sol y verás cómo la prevención es mucho mejor que el remedio sobre el problema.

Reducir arrugas y cuidado del sol 3

Publicado el Deja un comentario

Rutinas del cuidado de la piel

piel

Se sabe que el cuidado de la piel es muy importante pero no todos sostienen lo mismo en relación a qué significa cuidar la piel.

  • Algunos piensan que es concurrir al salón de bellezas, otros que se trata de utilizar algún producto y otros apenas lo toman en cuenta en su vida.
  • Lo importante es tener una rutina en el cuidado de la piel y mantenerla. De esta forma evitarás enfermedades, te sentirás más joven y tu salud lo agradecerá.
  • El cuidado de la piel requiere de una rutina diaria para que sea efectiva. Se debe invertir dinero y acudir a remedios naturales para cuidar la piel. No hay que escatimar en gastos ya que la salud de la piel lo vale.
  • Antes de comenzar una rutina hay que saber qué tipo de piel tienes y en función de esto pensar en una que sea acorde.
    Tu piel puede ser grasa, sensible, seca o normal, entonces al determinar este aspecto podrás comenzar una rutina para el cuidado de la piel. Por ejemplo, utilizando productos para cierto tipo de piel.

En la rutina para el cuidado de la piel no debe faltar la limpieza de la piel. Para ello los tres ingredientes principales que deben estar son:

  • Limpiador de aciete
  • Agua
  • Tensioactivos (agentes humectantes)
Tendrás que probar algunos productos de limpieza para saber cuáles tienen mejor resultado en tu piel. Pide consejos a un dermatólogo confiable. Pero además toma en cuenta lo siguiente:
  1. Se recomienda utilizar agua caliente en la limpieza de la piel
  2. Mezclar agua caliente y fría en la limpieza puede dañar tu piel
  3. No limpies demasiado tu piel ya que también la puedes dañar si te excedes
  4. Luego tienes que seguir un proceso de exfoliación de la piel. Esto es el proceso de renovación de la piel. Cambiar las células viejas por las nuevas mediante la exfoliación permitirá que puedas aprovechar mejor los productos que utilices.

Se recomienda exfoliar la piel de la siguiente forma:

  1. Para pieles grasas y normales 4 o 5 veces a la semana
  2. Pieles sensibles o secas 1 o 2 veces a la semana
  3. En climas más húmedos y cálidos exfoliar un par de veces más.
Otro de los puntos importantes en el proceso de la rutina para el cuidado de la piel tiene que ver con la humectación. Las cremas hidratantes sirven para ello así como el agua. Las cremas sellan la humedad en las células de la piel y atraen más humedad del aire. Pero además:
  1. No se recomienda exagerar y usar demasiada crema humectante ya que puedes terminar dañando tu piel. Se pueden tapar los poros al utilizar las cremas excesivamente.
  2. Se debe hidratar la piel cuando aún está húmeda, por ejemplo, luego de un baño.
Como último punto en el proceso de la rutina del cuidado de la piel está la protección del sol. Muchas cremas hidratantes ya vienen con protección UV (Rayos Ultravioletas del sol). Este tipo de cremas se recomiendan para todos los días más allá de estar o no nublado.
Antes de comenzar con una rutina de cuidado de la piel conviene consultar un dermatólogo si tienes dudas.