Publicado el Deja un comentario

Estilos de decoración

Estilos de decoración 1

Elige tu estilo de decoración para tu hogar

¿Quieres decorar tu casa con un estilo propio y a la vez moderno y diferente? Existen una gran variedad de estilos de decoración que bien concebidos con muebles, colores, adornos, etc., y por supuesto con creatividad e imaginación innovadora te ayudan a hacer de tu casa un lugar diferente y exclusivo.

Te recomendamos entre los muchos existentes tres estilos de decoración para que tengas una idea de cuántos cambios puedes hacer en tu casa, sólo tienes que proponértelo y con un mínimo de inversión haces de tu casa un nuevo hogar.

Estilo resplandeciente y bien despejado

  • Si pretendes lograr un ambiente traslúcido y muy radiante en tu vivienda primero que todo debes permitir que a tu casa entre abundante iluminación natural. Debes evitar la colocación de cortinas en las ventanas y puertas.
  • La selección de colores como el blanco para las paredes provoca que la iluminación natural se irradie y te brinde una sensación de paz, tranquilidad y mayores dimensiones de las reales en el salón.
  • Selecciona decoraciones para las habitaciones que eviten todo tipo de estilos recargados para que puedas tener un ambiente espacioso donde los adornos sean los que resalten y den el colorido a la casa.
  • Sobre el color blanco de las paredes sobresalen los adornos y muebles de colores vivos como el negro opaco rosa amapola, el verde selva y el rojo vino.

Estilo moderno

  • Si quieres lograr un estilo moderno debes emplear muebles con perfeccionados diseños barnizados en colores brillantes como el naranja.
  • Combinados con adornos de acero contrastan de forma llamativa con tu mobiliario.
  • Para las paredes que pueden ser lisas o texturizada.
  • Apuesta por colores bien claros o pasteles para que permita que sean los coloridos muebles y los adornos metálicos los que resalten en la decoración interior.
  • Los salones pueden ser bien espaciosos y multipropósitos donde compartas varias partes de la casa.
  • Esto te permite desde la cocina preparando la cena de tus invitados atenderlos en la sala de estar.

Estilo naturaleza

  • Recomendado para viviendas cercanas a zonas montañosas con este estilo de decoración debes emplear muebles de diferentes tipos de madera.
  • Se combinan en tonalidades oscuras y claras y que ofrecen un mayor bienestar.
  • Acompañado de ventanas y puertas también de madera elige para las paredes tonos similares a los del mobiliario empleado o el tono beige claro para conseguir una mejor integración en la decoración.
Publicado el Deja un comentario

Aprende a hacer velas

Aprende a hacer velas 2
hacer velas

Cómo hacer velas

Las velas son elegantes artículos de decoración que te aportan un ambiente cálido y acogedor en tu hogar. Puedes mediante el aprendizaje de sencillas técnicas puedes hacer velas a tu gusto y preferencia con variedades de tamaños, figuras, tonalidades y olores.

Con estas instrucciones y la adquisición de los materiales necesarios puedes adentrarte en el mundo de las velas y quién sabe, quizás hasta puedes convertirte en un aficionado de las manualidades o en un próspero comercial.

Vela Artesanal

  • La parafina es el material principal para hacer una vela.
  • Previamente debes poner a calentar agua en un recipiente donde puedas colocar dentro la vasija que destines para derretir la parafina. A ésta la debes tener cortada en trozos e ir moviéndola incesantemente.
  • Cuando la parafina se encuentre bien licuada viértela sobre el modelo que seleccionaste y que será la figura final que tendrá tu vela. Lo debes engrasar con una capa bien de fina de aceite natural para evitar que se dificulte su extracción.
  • Ten a mano el pabilo que no es más que la mecha que le introducirás a tu vela para poder en el momento que lo prefieras encenderla. Debes colocarlo en el molde en el momento en el que viertas la parafina.
  • La variedad de colores y olores puedes alcanzarlas con carboncillos y aromatizantes que se le agregan a la parafina durante el proceso de calentamiento. Solo desmonta la vela de su molde una vez que esta se encuentre bien fría.

Vela Lamparilla

  • Emplea la misma técnica que utilizas para la vela artesanal, pero cuando derritas la parafina no la viertas sobre ningún molde.
  • Compra un globo y llénalo de agua según el tamaño que quieras para tu vela.
  • Cuando la parafina esté derretida introduce el globo con agua dentro de la vasija para que la mezcla cubra el globo. Repite la técnica al menos por tres veces hasta que consigas que la capa de parafina sea lo suficientemente gruesa como para no quebrarse.
  • Una vez que tu vela esté fría, extrae el contenido de agua del globo y te quedará una vela bien redondeada donde en su interior colocarás otra de menor tamaño que una vez encendida le dará una imagen de lamparilla a tu creación.
  • Este tipo de velas deben hacerse preferiblemente con colores llamativos como el rojo, el morado y el azul para que una vez encendidas resalten en la habitación.

Vela Jaspeada

  • Mediante este tipo de velas logras que parezcan confeccionadas con mármol.
  • Sólo debes dividir en dos la cantidad de parafina que vas a emplear.
  • La primera mitad la derrites como si fueras a hacer una vela artesanal con el color que desees, la segunda mitad debes fragmentarla en pedazos más chicos introducirlos en el modelo que hayas escogido y le derramarás encima la primera mitad de parafina que ya derretiste.
  • Si la parafina que fragmentaste en trocitos en vez de ser blanca la utilizas de otro color quedará mucho más llamativa tu vela.
¿Quieres continuar aprendiendo sobre las velas?

Más arriba hemos visto cómo hacer velas de tipo artesanal, lamparilla y jaspeada. Ahora veamos otros diseños de velas aún más interesantes.

Vela Gelatinosa

  • Al igual que la parafina debes comprar gel específicamente para la confección de velas y derretirlo con el mismo procedimiento que derrites la parafina e irlo agitando constantemente.
  • Para esta tipo de velas el molde que selecciones para volcar el gel diluido debe ser de cristal transparente pues estas velas no se desmontan, el molde se convertirá en un complemento del diseño.
  • Mientras calientes el gel recuerda introducirle el tono y el aroma que prefieras y cuando lo viertas colócale la mecha en su interior.

Vela arenosa

  • Consigues unas velas con un diseño muy curioso y original.
  • En un depósito de mayores dimensiones que la vela que vayas a hacer coloca arena humedecida de forma tal que rellenes completamente la vasija.
  • Encaja dentro de la arena el modelo que hayas escogido para la vela, estampando un hueco en el medio de la arena en el que derramarás lentamente la parafina derretida.
  • Una vez que esté bien fría y desentierres la vela de la arena se encontrará totalmente revestida de arena en su exterior.

Vela con Orificios

  • Primero debes confeccionar tu vela artesanal como ya te hemos explicado
  • luego engrasa en aceite natural un molde de superiores dimensiones que la vela que hiciste, fracciona trozos de hielo según el tamaño que quieres que tengan los huecos de tu vela,
  • ubica tu vela en el centro del molde y rodéala de los trocitos de hielo.
  • Cuando hayas terminado estos pasos vierte la parafina sobre tu hielo espera que se refresque y saca tu vela con sumo cuidado.

Vela adornada en su interior

  • Al igual que las velas con orificios debes tener previamente una vela artesanal pero en lugar de hielo colocarás los adornos que más te gusten, naturaleza muerta, cuencas, caracoles, etc.
  • Debes tener cuidado que la selección del adorno no te afecte el color de la vela y emplear la misma técnica de las velas con orificios.
  • vierte la parafina líquida en el molde donde tengas tu vela y tu decoración y reviste todo el espacio.
  • Con el empleo de pinturas, brillos y otros materiales puedes darle a tus velas un acabado y una terminación como si hubieran sido elaboradas por un profesional. Tus diseños serán adornos exclusivos dignos de admirar.
Publicado el Deja un comentario

¿Te gustaría tener frutales en tu casa?

frutas que embellecen la piel

Lo bueno de tener frutales en tu casa

Siempre es bueno, si tus condiciones habitacionales lo permiten, tener algunas plantas en casa, sean de jardín, maderables o frutales. Si tú prefieres cosechar frutas es importante que conozcas sus características y el bien que te reportan al comerlas. Muchas veces sentimos preferencia por un determinado fruto y desechamos otros sin valorar que, con esta actitud, le quitamos al cuerpo alimentos ideales que fortalecen y sanan.

Los nutrientes naturales que aportan jamás serán comparables con los medicamentos, los cuales se fabrican mediantes procesos químicos y, la mayoría, trae aparejados daños colaterales por mínimos que sean.

¿Te gustaría tener frutales en tu casa? 3

Qué frutales podrías tener en casa

  • Si te gusta el mango y tienes un árbol de este tipo en casa vale que sepas que además de ser agradable al paladar, es muy beneficioso por tener grandes cantidades de vitaminas A, B, C y E. También tiene ácido fólico y minerales como el yodo, hierro y potasio.
  • Estas propiedades te ayudan, de manera natural, a que limpies tus riñones y los intestinos, mejore el estado de tu piel y el proceso digestivo. Al comértelo, te haces un regalo saludable.
  • Otro fruto, que no siempre es preferido por su sabor, es el tamarindo. Sin embargo, el jugo de sus hojas, mezclado a partes iguales con yogurt, elimina las irritaciones urinarias.
  • También se afirma que una champola o refresco facilita bajar la presión y, en dulce, es efectivo en caso de hepatitis.
  • Cultivar tu jardín, sea con flores, plantas frutales o medicinales es más que un hobby o un placer por placer. Siempre es bueno estar bien informado de las utilidades que te brindan y de los apuros que pueden sacarte en determinados momentos.
  • El limonero es otro árbol de los frutales muy valioso y su fruto, el limón, tiene usos muy variados que evitan o curan enfermedades, a la vez que previenen otras.
  • Su contenido de vitamina C lo hace ideal, diluido su zumo en miel de abeja, para los resfriados o los estados gripales.
  • Otros remedios caseros se pueden hacer con su jugo, en cantidades iguales con el de cebolla, corta el vómito y la diarrea. La cáscara seca y triturada hasta convertirla en polvo, diluida en agua de azúcar, ayuda a la gente que sufre depresión.
  • ¿Adornas tu patio con el Jobo? Puede servirte para combatir la epilepsia haciendo con sus hojas una infusión. También actúa sobre la fiebre ya que es sudorífica y en las llamadas úlceras atónicas.

Cuando vayas a sembrar o renovar tu jardín con ese hermoso mundo “verde” que ya muy pocos ignoran, defiende siempre la idea de que cultivarás los más beneficiosos para tu salud y tus dolencias conocidas. Tu hogar, con un retablo natural –medicinal, te ayudará a ti y a tu familia a vivir de una manera más saludable. Regar los frutales diariamente puede también ser un momento de reencuentro y felicidad para todos, sin salir de casa.