Publicado el Deja un comentario

Saber leer no es lo mismo que entender lo que se lee

como leer bien

Qué quiere decir que leer y entender no es lo mismo

Vamos a intentar explicar que saber leer no es lo mismo que entender lo que se lee. No existe nada más bonito en nuestras vidas que entender lo que está escrito en nuestros inseparables compañeros, los libros. Este silencioso amigo nos abre las puertas al conocimiento en todas las esferas de la vida, la cultura, la ciencia, las letras, los negocios, la tecnología. Con cada página que pasamos se acrecienta nuestro saber y se expanden nuestras áreas de conocimiento. No dominar la lectura te transforma en prisionero del analfabetismo y hasta sufrirás por eso.

La lectura y la educación

Desde que somos pequeños debemos ser educados en el amor a los libros y la lectura, ya que ésta será nuestro primer escalón de una larga escalera que nos lleva hacia nuestra formación integral. Saber leer lo logramos rápido, en los primeros años en la escuela, pero entender lo que leemos es harina de otro costal y es lo mas vital del asunto.

 
Saber leer no es lo mismo que entender lo que se lee 1
  • Si no comprendemos lo que está escrito antes nuestros ojos estaremos navegando en tinieblas. Ante nuestros ojos desfilarán sin nosotros saberlo las mejores oportunidades de triunfo tanto en lo personal, social, laboral como económico.
  • Cualquier país que quiera sobresalir por sus logros, debe en primer orden eliminar el flagelo del analfabetismo en la sociedad y la primera tarea a cumplir para lograr esto es enseñar a leer a todos sus habitantes.
  • Es muy desalentador ver en muchos países que bares, casinos, hoteles y otros centros de diversión sobrepasan en cantidad y calidad a escuelas, bibliotecas y universidades.
  • Para llegar a entender lo que leemos se debe leer y leer y paralelamente consultar diccionarios cada vez que no entendamos algo.
  • La costumbre de leer desde edades tempranas te convertirá en una persona cada día mas culta e instruida y te desarrollarás integralmente desde todos los aspectos del intelecto.
  • Y no crean que escribo sólo para aquellos con bajo nivel de instrucción. Cualquier profesional por muchos títulos y escuelas que tenga, puede estar en el caso de que sepa leer pero no comprenda qué lee.
  • El problema se hace tan crítico que tenemos un grupo de personas adultas que terminaron la escuela hace algunos años ya y que desde ese entonces a la fecha sólo han leído el diario ocasionalmente o algún anuncio en la calle o en la tele, es decir que han perdido totalmente el hábito de leer.
  • Por supuesto a éstas les es casi imposible entender gran parte de lo que leen a tal punto que ni con imágenes y videos de apoyo logran comprender el mensaje.
 
Saber leer no es lo mismo que entender lo que se lee 2
 

Los métodos de tele enseñanza exigen del estudiante un mínimo de nivel de entendimiento, comprensión, aprendizaje, trabajo con medios audiovisuales y resumir lecturas y conferencias en CD y DVD. 

  • En ocasiones ocurre que profesionales graduados de prestigiosas escuelas se ven imposibilitados de continuar estudios de maestrías y doctorados, precisamente por no saber dilucidar correctamente el mensaje escondido detrás de las letras de un texto.
  • ¿De qué te vale entonces el título? No te sirve más que como un bonito marco con el diploma colgado en la pared.
  • Resumiendo, leer significa más que interpretar símbolos y pronunciar palabras, sobre todas las cosas un ejercicio de raciocinio. Cuando leemos estamos organizando y procesando una cadena de símbolos que generan palabras y éstas a su vez engendran ideas que después se convierten en un mensaje.
  • Todo este proceso ocurre en nuestro cerebro de manera natural pero se puede mejorar con entrenamiento. Y este entrenamiento no es otro que leer, mientras más leamos más natural se hará el proceso de entendimiento de lo que se encuentra escrito.
  • El entendimiento a que se llega mientras se lee proviene de la práctica acopiada con el tiempo. Éstas interactúan de forma automática con los símbolos que aparecen en los textos en forma de letras y palabras para brindarnos un mensaje. Así que no digas más ¨Ya sé leer¨ sino ¨Ya entiendo lo que leo¨.
Publicado el Deja un comentario

La comprensión lectora

Leer es una de las actividades más importantes en la actualidad ya que por medio de la misma es posible acceder a todo tipo de información vital para el desempeño diario. Sin lugar a dudas en la etapa estudiantil la lectura es fundamental, sin embargo una correcta comprensión de lo leído influye en muchos otros aspectos.

A través de la lectura es posible fomentar la imaginación, desarrollar la inteligencia, relacionarse de manera más fluida con otras personas, y enriquecer el lenguaje, ayudando a expresar los pensamientos y sentimientos propios.

Poseer una lectura ágil y comprensiva incide en variadas áreas:

  • En el trabajo: para poder entender instructivos, manuales y diversos textos relacionados con la profesión u oficio.
  • Transacciones y compras: habitualmente es necesario firmar acuerdos para adquirir bienes y servicios.
  • Información: es vital contar con datos y noticias sobre la actualidad y diferentes acontecimientos importantes.
  • Manejo de internet y de programas informáticos: se requiere de una buena comprensión del lenguaje propio de esta área para poder ejecutar las diferentes acciones.

Un individuo que no llega a comprender lo que está leyendo, es de hecho un analfabeto funcional; muchos medios de comunicación actuales se centran en imágenes y sonidos para hacer llegar sus mensajes, por lo que la adquisición de una correcta comprensión lectora no se afianza debidamente, sobre todo en los niños.

La familia y la escuela son los dos grandes pilares que deben estimular el gusto y la avidez por la lectura. Para ayudar a reforzar la lectura comprensiva los expertos recomiendan:

  • Leer regularmente libros de temática interesante, revistas o periódicos.
  • Remitirse al diccionario las veces que sea necesario.
  • Optar por juegos de ingenio.
  • Analizar lo que se lee de acuerdo a puntos de vista propios.

Publicado el Deja un comentario

Cómo leer de forma más eficiente

como leer bien

Todos los estudiantes, en la medida que aumente su nivel educacional, requerirán de la lectura de un volumen cada vez mayor de información. Un factor clave para aprovechar al máximo el tiempo dedicado a los estudios es leer de forma más eficiente.

Te recomiendo un Sistema de Lectura Único que te ayudará a leer y comprender mas rápido: Míralo aquí.

Alcanzar una lectura fluida requiere de mucha práctica y sobre todo constancia, a continuación pongo a tu disposición algunos consejos que te pueden ayudar en este empeño.

Cómo leer de forma más eficiente

  • Al igual que cuando se trata de realizar ejercicios físicos, ejercitar la lectura requiere de mayor tiempo si te encuentras agotado. Aprovecha los momentos en que te encuentres relajado y tus neuronas estén alertas para realizar las tareas más complicadas que requieren lectura.

  • Concéntrate únicamente en lo que lees, si te distraes el ritmo desciende y luego te costará retomarlo.
  • Evita todo lo que pueda desviar tu atención, un factor externo que puede influir negativamente es escuchar música mientras intentas leer o desde el punto de vista interno preocupaciones de cualquier índole.
  • Échale una ojeada previa al objeto de la lectura.
  • De esta manera puedes escanear mentalmente el contenido del material y definir por los encabezados u otros señalamientos las porciones que debes evitar definitivamente.
  • No leas las palabras una por una. Ya que los ojos son capaces de captar hasta cinco palabras de una vez entonces intenta leer el material en módulos de varias palabras.
  • Luego con la práctica lograrás aumentar el volumen de palabras que podrás captar de una ojeada.

Online Coding Courses for Kids

  • Evita repetir mentalmente cada una de las palabras leídas. Esta acción, aún cuando no la hagas en alta voz te ocasionará retraso en la lectura.
  • Utiliza un lapicero para marcar el ritmo de la lectura. Automáticamente el cerebro recibirá la señal y tu vista intentará seguir ese paso.
  • Esfuérzate para elevar cada vez más tu ritmo.
  • No fuerces la vista. Una iluminación deficiente o un ángulo incorrecto te provocarán una fatiga visual afectando el ritmo de la lectura o tendrás que hacer pausas repetidas.
  • El pestañeo regular sirve de ayuda contra el cansancio visual.
  • No permitas que tu vista se detenga en un sitio o página determinada del material por largo tiempo.
  • Si te atascas en determinado punto, sáltalo y sigue adelante.
  • Evita utilizar marcadores para resaltar el texto. Esto puede desviar tu atención.
  • Cuando leas un material no vuelvas atrás si no es estrictamente necesario.
  • Este proceso atenta contra la fluidez en la lectura y desacelera el ritmo.
  • Luego tendrás tiempo de retroceder y revisar nuevamente todo el texto.
  • Enfoca tu atención en las palabras claves de cada oración.
  • Lograrás leer de forma mas eficiente si consigues leer obviando las conjunciones, artículos y preposiciones.