Sándwich croque monsieur

Sándwich croque monsieur - Receta fácil y rica

Sándwich croque monsieur – Receta fácil y rica

Hoy te mostraré cómo preparar en casa el sándwich croque monsieur. El famoso sándwich francés que se difundió en todo el mundo. Te mostraré todos los trucos y secretos para poder cocinar el croque monsieur como se hace en los restaurantes. Tácticas y secretos que pertenecen a los chefs franceses especializados en este sándwich. El sándwich sale extremadamente jugoso, crujiente y con un sabor delicioso.

Manos a la obra

  • Tomar jamón, queso, bechamel y mostaza.
  • Enciende el horno a 225 grados C con calor desde arriba y abajo.
  • Pelar 1 trozo de ajo.
  • Para dar forma a la bechamel, cocinar a medio fuego.
  • Cortar 20 g de mantequilla y verter en la sartén.
  • Una vez descongelada la mantequilla usamos la harina.
  • Saltear la harina 1 – 2 minutos.
  • Añadir 1 pizca de sal.
  • Vierte más de 250 ml de leche fría.
  • Retirar muy bien.
  • Añadir 1 aguja de laurel y 1 diente de ajo pelado.

Es uno de los secretos de croque monsieur de eatery.

    • Añadir 1 pizca de nuez moscada.
    • Añadir una 1 cucharadita de mostaza, si es posible el de Dijon.
    • Cocer la salsa hasta que se coagule.
    • El laurel y el ajo le dan a la salsa un contacto único, como la mostaza, pero si no te gusta, puedes saltearlos.
  • Raya 100 g de queso. También es muy rico con queso cheddar completo.
  • Usaré el pan especial para sándwiches casero.
  • Coloca 4 rebanadas de pan en la bandeja.
  • Tuéstalo en el horno 2 minutos por dorso. Es para secar un poco en el exterior y no ablandar cuando ponemos sobre la bechamel. Así el sándwich será más bueno. Es otro de los secretos que marca diferencias significativas.
  • Difundir las rodajas con un poco de mostaza. Si no te gusta la mostaza, puedes omitir esta gradación ya que la bechamel toma el contacto de mostaza requerido.
  • Difundirlos con la salsa bechamel.
  • Espolvorear con queso rallado.
  • Poner el jamón cocido o el jamón encima.
  • Unir dos rodajas formando el sándwich.
  • Cubre con bechamel y queso rallado.
  • Ponlos en el horno.
  • Hornéalos 10 o más que queden como quieras.
  • Sácalos del horno. La bechamel es muy buena. Tiene mucho sabor.
  • El laurel que he derramado, el ajo y también la mostaza hacen que tenga un contacto y un sabor más profundos y buenos.
  • A disfrutarlo.

Zopf: El pan de trenza Suizo

Recordando aquel año de intercambio en Suiza, muchos de los recuerdos que me llegan son referentes a platos que probé, y que muchas veces ayudé a preparar. Este es el caso de este suave y esponjoso pan. Muchas mañanas me levantaba y en la mesa para el desayuno me encontraba rodajas de él, como acompañante tenia la mantequilla, mermelada, nutella, infinidad de quesos. Aquí les traigo esta sencilla receta para preparar un pan casero y muy sabroso.

Ingredientes para 2 panes

  • 500 gr de harina
  • 1 ½ Cucharadita de Sal
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 60 gr de mantequilla suave
  • 15 gr de levadura
  • 300 ml de leche
  • 1 huevo

Preparación:

  • En 50 ml de leche disolvemos la levadura con el azúcar, aparte en un bol colocamos la harina y abrimos un hoyo, como un volcán.
  • Luego agregamos la levadura disuelta en el centro del bol, tapamos y dejamos en un lugar templado hasta que la levadura espume aproximadamente unos 20 minutos.
  • Pasado este tiempo nos dispones a agregar el restante de leche y mantequilla mezclamos un poco y agregamos la sal (nunca directamente a la levadura), seguimos mezclando hasta obtener una masa elástica, y que no se pegue a la mano, que sea manejable.
  • Tapamos la masa y la dejamos reposar por aproximadamente 1 hora o hasta que duplique su tamaño.
  • Luego de pasado este tiempo dividimos la masa en cuatro partes iguales y estiramos los trozos.
  • Colocamos una de las tiras en forma vertical y la otra en forma horizontal como creando una cruz y procedemos a tomar la punta superior de la tira vertical y la colocamos hacia abajo y la punta inferior de la tira vertical la llevamos hacia arriba y hacemos el mismo procedimiento con la tira horizontal hasta formar un trenzado.
  • Repetimos el procedimiento con las otras dos tiras y tapamos por media hora más para que levante nuevamente.
  • En un envase pequeño batimos el huevo y este se lo aplicaremos con una brochita por encima de la masa, esto para que el pan dore en el horno.
  • Metemos los panes en el horno a una temperatura de 220°C por unos 35 a 40 minutos.
  • Sacamos del horno y dejamos enfriar para poder rebanar en rodajas. Este pan untado con mantequilla y mermelada es perfecto, pero se puede acompañar con embutidos y nutella si así lo desea.

El croissant y su origen

Significa “media luna”, se pronuncia “cruasant”, es la receta más célebre dentro de los panes de la pastelería y no es francesa. Si, asimismo como les cuento.

Al contrario de lo que muchos piensan, el croissant no se originó en tierras galas. Este conocido panecillo vio la luz por vez primera en Austria, específicamente en Viena, en el año 1683 y la historia de su surgimiento es considerada una de las más interesantes dentro de la historia culinaria.
  • En esos años las fuerzas imperiales otomanas trataron de expandir sus dominios por Europa e intentaron tomar Viena. Al ser rechazados una y otra vez, a los invasores se les ocurrió cavar un túnel que de manera sigilosa los llevara al centro de la ciudad para tomar por sorpresa a los vieneses.
  • Así lo hicieron, pero fueron sorprendidos por un humilde panadero que no dormía preparando el pan para la mañana. Este enseguida dio la voz de alarma y los turcos fueron sacados para siempre fuera de los límites de la ciudad.
  • El humilde panadero se negó a aceptar cualquier recompensa, solo reclamó el derecho de crear un pan para conmemorar la victoria. Fue ahí cuando le vino a la idea de hornear un pan enrollado en forma de media luna que era el estandarte otomano. De esta forma los vieneses al comerse el pan, destruían el emblema turco y recordaban aquel histórico suceso. A este pan se le llamó “Viennoiserie”.
  • Poco menos de un siglo después, por el año 1770, es que hace su aparición este pan en tierras francesas introducido por Maria Antonieta, austriaca de origen, y quien unos años después se convertiría en reina consorte de Francia al casarse con el monarca Luis XVI. En poco tiempo este sabroso pan se hizo popular y adoptó el nombre por el cual se le conoce hoy en día: “croissant”.
  • En la actualidad el “croissant” es de presencia obligada en los desayunos de los franceses y también de quienes no lo son. Además puede comerse como merienda, solo o con algún acompañamiento, y no se me ocurre otro adjetivo para calificarlo que delicioso.