Publicado el Deja un comentario

Freseras en casa

plantar freseras

Qué son las freseras

Verás que es posible plantar freseras en casa con un simple método. La fresera es una planta perenne que con las atenciones adecuadas, crece de año en año en forma de mata verde, de aspecto redondeado en su conjunto, de una altura que no supera los 30 o 40 centímetros.
Las freseras no crecen en longitud sinó en diámetro, incorporando nuevos brotes integrados por un pequeño conjunto de hojas, que son los hijuelos.

Freseras en casa 1

Estéticamente las freseras no son plantas muy atractivas, pero sí lo son los frutos, los fresones, que cuelgan de la planta madre a partir de tallos largos y finos que crecen de arriba a abajo, quedando a veces ocultos debajo de la fresera, si la mata está plantada directamente en el suelo.

En la relación de cuidados básicos requeridos por la fresera se cuentan:

  • ambiente exterior,
  • riego regular que empape bien la tierra sin encharcarla,
  • insolación directa,
  • temperatura de entre 18 y 25 grados idealmente,
  • abono para plantas hortícolas cada mes durante el verano y cada 3 meses durante el resto del año.

Las temperaturas  altas del verano no estropean las matas, siempre que tengan buen riego, pero en invierno es mejor protegerlas de eventuales heladas.
La fresera vive y se desarrolla estupendamente en macetas y jardineras y es en estos soportes donde mejor se puede controlar la producción de frutos.

Recipientes para freseras

Existen en el mercado recipientos de terratoca que tienen forma de jarra, con una serie de agujeros en su cuerpo o en forma de «bolsillos», que son específicos para cultivar freseras en sentido vertical.
Con un recipiente de este tipo, fácilmente adquirible en cualquier centro de jardinería, se suele seguir el siguiente procedimiento:
  • Una vez tapado el agujero de drenaje, se rellena toda la jarra con tierra y se planta en la obertura superior la fresera original.
  • A medida que la planta crece y se desarrolla, nuevas plantas nacidas de la primera fresera, irán asomando por las oberturas, creando una multitud de plantas nuevas.
  • Esto es así porque las freseras se reproducen a través de raíces adventicias que van desarrollando plantas nuevas en cada uno de sus extremos.
  • Si el recipiente escogido es muy grande, se pueden plantar tantas freseras como «bolsillos» tiene la jarra.
  • En este caso el procedimiento cambia ligeramente, ya que será necesario plantas las freseras en sentido horizontal. Se hace así para que las hojas asomen por el agujero y rellenando de tierra por niveles, hasta llegar a la fresera inmediatamente superior.
  • Ésta se planta también en sentido horizontal; se continúa rellenando con tierra y así sucesivamente hasta llegar a la superfície del recipiente donde. Si se desea, se planta una fresera de buen tamaño.
  • Los fresones, pendiendo de las plantas, asomarán colgando de las plantas en el exterior de la jarra.
  • Las freseras son plantas resistentes y bastante fáciles de cultivar y de cuidar, que tienen como resultado una atractiva y gustosa cosecha de fresones rojos, dulces y maduros, completamente adecuados para comerlos en casa.
Publicado el Deja un comentario

Sobre el cuidado de las cintas bicolores

plantas cintas bicolores
Una de las plantas colgantes por excelencia, con una naturaleza prácticamente indestructible, son las cintas bicolores. Estas plantas, muy comunes, son ideales para aquellas personas que quieran practicar la jardinería como hobbie, sin tener apenas nociones previas.

Características de plantas cintas bicolores

  • Las cintas bicolores no ofrecen complicaciones y resuelven amablemente la duda, siempre delicada, que a menudo se plantea sobre la ubicación de cualquier planta. ¿Es mejor un ambiente cálido?, ¿quizá uno más fresco, más soleado, más umbrío?
  • Con las cintas no es necesario tomar estar precauciones, ya que viven en cualquier parte. Se adaptan sin problemas en todos los ambientes, interiores o exteriores indistintamente.
  • Las cintas bicolores resultan especialmente atractivas si se las planta en un tiesto que ofreza la posibilidad de estar colgado ya que será así cuando la planta desplegará todo su encanto.

plantas cintas bicolores

  • Esto resulta en una mata atractivamente desordenada, casi despeinada, con una llamativa combinación bicolor de blancos y verdes en forma de hojas largas y ligeras.
  • Quizá uno de los principales alicientes de las cintas es la facilidad con la que se reproducen, ya que de la planta principal suelen colgar múltiples hijuelos provistos a su vez, de sus propias e incipientes raíces.
  • Se pueden plantar estos hijuelos en tiestos pequeños para que las raíces se agarren a la tierra y la planta crezca.
  • Es recomendable en un primer momento, no cortar el tallo largo y fino que une los hijuelos a la planta madre, por lo menos hasta que hayan enraizado.
  • Cuando las plantas nuevas alcancen un tamaño adecuado se pueden trasplantar a otras macetas, jardineras o parterres, teniendo siempre en cuenta la decoración general, la ubicación y el efecto que se desee que produzcan.
  • Ya que esta planta es de crecimiento rápido, si se desea un ejemplar de buen tamaño será conveniente trasplantarla a menudo del tiesto al de medida inmediatamente superior.
  • En poco tiempo se tendrá una planta grande, con numerosas posibilidades decorativas, igual en interior como en exterior.

Otros cuidados de las cintas bicolores:

  • Es aconsejable regarla abundantemente y a menudo;
  • aunque se adapta a cualquier ambiente, agradece la luz  indirecta;
  • se debe abonar la planta cada tres meses a lo largo de todo el año.

Estas senzillas recomendaciones, de fácil aplicación, dan como resultado cintas muy atrayentes y deliciosamente agradecidas que aportan volumen y frescos a cualquier rincón donde se las ubique.

Publicado el Deja un comentario

El tomillo

El tomillo es una planta perenne de la família de las labiadas, más apreciada en la cocina como condimento y en la farmacopea por sus propiedades curativas que por su  presencia en cuestiones decorativas del jardín.
Aunque habitualmente crece silvestre y se la puede reconocer con facilidad en pleno campo, también es posible mantener el tomillo en macetas y por lo tanto, en casa.

  • La primavera es la mejor época para el tomillo.
  • Justo al principio de esta estación florece en forma de diminutas florecillas rosadas y blancas, que crecen cubriendo los tallos de la mata.
  • Sus pequeñas cabezas contienen la semilla que dará lugar a nuevas plantas.
  • Es muy habitual encontrar tomillo en terrenos secos y pedregosos y de hecho, esta planta soporta con facilidad la falta de agua y las condiciones duras y difíciles de los pedregales.  Cuanto más seco es el ambiente donde vive, más fuerte es el aroma que desprende: leñoso, intenso y medicinal.
  • Cultivado en macetas el tomillo mantiene las mismas características que adopta a campo abierto y requiere, por lo tanto, cuidados similares:
  • riego moderado sólo cuando la tierra se seca completamente,
  • mucha luminosidad. A esta planta no le importa en absoluto estar a pleno sol y por lo tanto, su mejor ubicación es en ambientes de exterior,
  • aunque a la mata de tomillo no le afectan las temperaturas altas del verano, sí es conveniente mantenerlo aislado de las heladas invernales.
Es recomendable tener a mano en casa una mata de tomillo.  Sus propiedades carminativas facilitan la digestión a aquellas personas que tomen las hojas en infusión. En forma de sopa es un buen reconstituyente invernal, que alivia el frío y aporta calor y confort.
También preparado en decocción, el tomillo alivia el catarro, ayuda a abrir las vías respiratorias y a calmar la tos. En caso de anginas es un efectivo antibiótico natural.
  • Los numerosos usos medicinales del tomillo son conocidos desde antiguo y se sabe que en la edad media era uno de los principales elementos de la farmacopea del momento.
  • La tradición cuenta que el mejor momento para recoger el tomillo, ya que es cuando más propiedades reúne y de más calidad, es el Viernes Santo.
  • La creencia popular dice que en el momento de morir Cristo en la cruz, el tomillo estaba florecido y de ahí que tradicionalmente se vaya a recolectar al campo, justo cuando sale el sol ese día.
  • A nivel más doméstico y dejando a parte sus usos como planta aromática y medicinal, el tomillo es, en  el ámbito de la decoración del jardín, una planta discreta, muy modesta, de color pardo en invierno, que pasa totalmente desapercibida.
  • Sin embargo, se abre en todo su esplendor y propiedades cuando empieza la primavera, llenando el aire con su aroma particularmente sanadora y saludable.