Publicado el Deja un comentario

Consejos para enfrentar los exámenes

Enfrentar exámenes

Cómo rendir exámenes con eficacia

  • Repasar es una parte muy importante del proceso de aprendizaje con el fin de enfrentar los exámenes. Cuando ya has leído, comprendido y resumido el material objeto de estudio, deberás repasar lo aprendido lo más pronto posible para grabar en tu memoria los conocimientos adquiridos.
  • Los repasos son más efectivos cuando se realizan en períodos de 15-30 minutos de duración, en los días previos a la prueba o examen. Estudiar a diario te proporciona paulatinamente la confianza necesaria para enfrentar el examen y la seguridad de obtener un buen resultado, pues de esa manera la asimilación del contenidos gradualmente.
  • Habitualmente la causa que provoca los malos resultados en un examen no es la falta de dominio de la materia, sino la inseguridad en lo estudiado.
  • Esta situación tiende a ponerte nervioso, estado que no te ayuda a salir airoso de la prueba.
  • Es importante que suceda lo que suceda, mantengas la calma, aún si desconoces o no recuerdas algún tema.
  • Alterarte pondría en riesgo contestar correctamente el resto de las preguntas.
  • Con frecuencia nos perturbamos por no estar seguros de nuestra preparación para enfrenta un tema determinado.
  • A veces, momentos antes de comenzar el examen o contestando alguna pregunta de la prueba, olvidamos cierto detalle que nos hace pensar lo peor.
  • Esta situación puede hacer que nos bloqueemos y entonces si estaremos en dificultades.
  • Si estudiaste lo suficiente y a conciencia, sentirás que dominas la materia y no habrá razón para ponerte nervioso antes y durante el examen.
  • Posiblemente contestes todas las preguntas sin alterarte en lo más mínimo.
  • De cualquier manera a continuación te voy a dar una serie de consejos útiles que te ayudará a encarar cualquier examen que tengas en el futuro más preparado y confiado.

Los pasos a seguir en una prueba son los siguientes:

  • Léete detenidamente todas las indicaciones y preguntas.
  • Comienza contestando primeros las preguntas más fáciles, deja las que no sepas o las más complicadas para el final.
  • Asegúrate de que comprendiste todo lo que te están preguntando.
  • Organiza las ideas en tu mente antes de contestar cada pregunta para que al hacerlo fluyan las ideas con facilidad.
  • La respuesta a una pregunta no es responder lo que creas sea la respuesta, sino responder lo te están preguntando.
  • En las respuestas no incluyas nada ajeno a lo que se pregunta.
  • Deja algún espacios vacíos entre cada párrafo por si más tarde necesitas agregar algo más.
  • Revisa cuidadosamente la ortografía, gramática y signos de puntuación.
  • En caso de que el examen contenga preguntas de verdadero o falso, escoger, pareos o preguntas de similar tipo.
  • Lee despacio las instrucciones hasta haberlas entendido
  • Empieza contestando las preguntas que te sepas.
  • Estate al tanto de las preguntas que sugieren la respuesta de otras para aprovecharte de esta situación.
  • En las preguntas de selección o verdadero o falso, casi siempre la respuesta más acertada es la primera que se da. No cambies las respuestas a no ser que estés completamente seguro de que olvidaste algo o cometiste algún error.
  • En las preguntas que encuentres dificultades, utiliza el método de eliminar las respuestas que estés seguro que no son, luego con las que te quedan haz tu mejor razonamiento.
  • La mayor parte de profesores y maestros pretenden, con los exámenes, conocer el grado de dominio que han logrado los alumnos de la materia que han impartido, y se sentirán satisfechos cuando sus educandos obtienen buenos resultados.
  • Los estudios son la razón de ser del estudiante, y también su responsabilidad. Esfuérzate en hacerlo lo mejor posible y lograr buenos resultados en los exámenes. Te sentirás bien contigo mismo y te dará confianza y nuevos bríos para continuar.
Publicado el Deja un comentario

Ayudando a tu hijo universitario para los exámenes

Las personas que comienzan a estudiar en la universidad son en su mayoría jóvenes que recién han alcanzado la condición de mayoría de edad, están próximos a alcanzarla o solo hace poco tiempo son considerados como adultos.

  • La juventud comienza los estudios universitarios en una etapa crucial para el desarrollo de su madurez, pues de cierta manera están comenzando a transitar por el camino que posiblemente decidirá su futuro, y como es lógico, esta es una situación que genera preocupaciones, mucho estrés y estados ansiosos en los estudiantes.
  • Dentro de esta estresante etapa como estudiantes, existe un momento en el cual las preocupaciones y tensiones alcanzan su climax, la época de exámenes, agravándose la situación debido a que la mayoría no esta preparado emocionalmente para enfrentarlos satisfactoriamente desde el punto de vista psicológico.
  • Las ansias de obtener las máximas calificaciones, o incluso el simple hecho de aprobar el examen, causan en el estudiante en muchos casos tal inseguridad que hasta llegan a enfrentarse a situaciones de pánico que los hacen acudir frecuentemente a buscar ayuda.
  • En quién primero se apoyan los estudiantes en tales situaciones es en familiares y amigos cercanos, por eso los padres pueden jugar un importante papel en el logro de mejores resultados académicos de sus hijos universitarios. Al querer los padres apoyar en este sentido a sus hijos, han de ser muy cuidadosos de no agobiarlos permaneciendo constantemente pegados a ellos, ahogándolos a preguntas ni sermoneándolos demasiado, pues esto podría fastidiarlos y el efecto que se obtendría sería completamente contrario al que se desea.
Los padres deben conseguir que en esta ayuda sus hijos vean una muestra más de la confianza que se tiene y deposita en ellos, que se sienten orgullosos de ellos a pesar de los errores y fallos que puedan cometer en el camino o de las malas calificaciones y que siempre podrán contar con ellos para salir adelante. Todo esto hará que el estudiante encuentre en sus progenitores la confianza que a él falta para enfrentar satisfactoriamente una situación cómo los exámenes y puedan seguir adelante.
Saber que pueden confiar en sus padres puedes ser muy estimulante para el estudiante universitario ayudándole a ganar en confianza, pero esto por si solo no basta, existen algunos consejos prácticos de cómo proceder en los días previos a los exámenes que le harán alcanzar muchos mejores resultados:
  • Estudia en un lugar silencioso y tranquilo, donde la calma no sea alterada por nada. Si no puedes hacerlo en casa por ser muy pequeña, bulliciosa o convivir con muchas personas, mejor te vas a la biblioteca, un remanso de paz y donde además encontrarás a otros estudiantes y entre todos podrán ayudarse si es preciso.
  • No comas demasiado cuando te propongas estudiar para una prueba, llenarte mucho te provocará sueño y disminución de la concentración. En estos días es mejor comer poquito varias veces al día, que atiborrarte demasiado de una sola vez pensando que así tendrás más tiempo para los estudios.
  • En cuanto a la dieta, consume alimentos de alto contenido energético y proteínico, pues debes tener las energías suficientes para poder soportar estas cargas mentales.
  • Estudia en horarios regulares para que tu cuerpo se acomode más fácilmente a este nuevo régimen al convertirse en una rutina.
  • Convéncete a ti mismo de que vas a hacerlo lo mejor posible, de esta forma casi siempre estarás satisfecho con el resultado que obtengas y estarás más calmado.
Nada de lo anteriormente dicho te servirá de nada sino te dedicas en cuerpo y alma a los estudios esforzándote cada día en aprender algo nuevo, en caso contrario será como arar en el mar.
Publicado el Deja un comentario

Trucos para facilitar el estudio de temas extensos

Muchas veces nos toca enfrentarnos al estudio de alguna materia muy extensa que incluye varios temas y mucho material bibliográfico. Esto puede generar algo de temor y ansiedad.

Lo primero es hacer una planificación estratégica donde tengas en cuenta los siguientes aspectos:
  • Crea una especie de guía donde incluyas las temáticas más importantes y que pueden ser objetivos de examen.
  • Ten a mano todo el material bibliográfico concerniente a estas temáticas.
  • Prepara un resumen y de ser necesario apóyate en diagramas.
  • Alterna el estudio individual con el colectivo que te permite intercambiar ideas y criterios.
  • Realiza grabaciones de los temas y escúchalas.
  • Simula estar realizando el examen
  • Planifica debidamente el tiempo que dedicarás a estudiar estas materias largas, si no estudiaste regularmente durante el curso, el tiempo que debes dedicar para estudiar antes de un examen será mayor.

Todos estos consejos debes realizarlos con la debida concentración por eso te recomendamos:

  • No estudies si tienes sueño o te sientes cansado, esto interferirá en tu concentración, es aconsejable tomar un descanso antes de estudiar.
  • Aleja de ti cualquier estímulo que pueda distraerte, ruidos ambientales, equipos electrodomésticos o cualquier otra cosa que llame tu atención.
  • Si tienes alguna otra preocupación, intenta tomarte un tiempo para que te despejes antes de estudiar.
  • Con anticipación diseña un plan de estudios que no te parezca monótono.
  • Acondiciona agradablemente la habitación donde vayas a estudiar y escucha alguna música agradable.
  • Ten a mano y de forma organizada todo lo que puedas necesitar para el estudio.
  • Planifica el plan de estudio por etapas para que no te sientas sobrecargado.
  • No te esfuerces estudiando muchas horas seguidas, te agotarás con mayor facilidad y perderás concentración.
  • Tomate unos minutos de descanso después de cada hora de estudios.
Para evitar un maratón estresante cuando se acerque el período de exámenes, es importante haber tenido constancia durante el año en el estudio de las materias, haber tomado nota de los aspectos más relevantes, haber dedicado un tiempo a consultar la bibliografía relacionada con la asignatura en cuestión, aclarar en su momento las dudas que puedan surgirte e intercambiar criterios con otros estudiantes y profesores.