Publicado el Deja un comentario

Sexualidad en la tercera edad

Sexualidad en la tercera edad 1

¿Existe la sexualidad en la tercera edad?

El concepto generalizado de que en la vejez no se tiene vida sexual (o no se debe), ha ido decayendo, aunque aún permanece muy arraigado en la sociedad. Los avances científicos que han tenido lugar en los últimos tiempos, han fomentado la prolongación de los años de vida de las personas y han hecho que se transite la vejez con una mayor calidad de vida.

La sexualidad es fundamental para la salud

  • Habitualmente se piensa que la sexualidad es exclusiva de las personas jóvenes, en su etapa reproductiva y se considera a los adultos mayores como individuos sin erotismo, no estándole permitido el disfrute de ese aspecto de una vida saludable.
  • La sexualidad en la vejez tiene múltiples prejuicios que hacen que el individuo se aparte y se autoexcluya para no enfrentar críticas y juicios por parte del resto de las personas.
  • Es vital el mantenimiento de una vida sexual activa, ya que a esa edad se cuenta con ventajas que permiten el disfrute de estos aspectos.
  • En otros momentos las obligaciones laborales, la presencia de los hijos y otras tareas quitaban tiempo para disfrutar con la pareja.
  • En esta nueva etapa esas dificultades ya no se presentan; por otra parte cierta timidez de la juventud tiende a perderse.
  • La experiencia acumulada hace que se pueda gozar más libremente.
  • Se toman las cosas con más calma y se permite vivir el sexo con un mayor relax.

Cambios físicos que inciden en la sexualidad

  • En el hombre las concentraciones de testosterona se reducen, como así también la cantidad de esperma y en general la erección se torna más dificultosa.
  • En la mujer se constata una menor lubricación vaginal y disminuye su elasticidad. Esto puede ser causa de molestias al momento del coito. Según el caso, el médico puede prescribir hormonas para controlar estos signos.
  • En ambos géneros puede haber disminución del deseo sexual y de la respuesta en general, pero la capacidad de excitación y de tener orgasmos se mantiene.

Estas variaciones mencionadas se enmarcan dentro de lo normal, y permiten vivir plenamente el ejercicio de la sexualidad, lo cual favorece la salud física y mental, haciendo que el autoestima se eleve.

  • No obstante, es importante hacerse chequeos médicos periódicamente para la salud en general. Pero especialmente en el aspecto sexual, ya que hay ciertas patologías que pueden influir como las del aparato circulatorio, diabetes, etcétera. También algunos medicamentos como los usados para la hipertensión, depresión y otros, haciendo que se modifique la respuesta sexual.
  • Teniendo en cuenta estos cuidados es posible conservar la sexualidad como otro de los aspectos de una vida saludable y en armonía.
Publicado el Deja un comentario

Sexualidad durante el embarazo

Sexualidad durante el embarazo 2

 ¿Se puede tener sexo en el embarazo?

En la gestación es posible disfrutar de una sexualidad saludable y plena. Es una instancia que la pareja debe conservar. Tomando algunas medidas, y teniendo en cuenta que hay cambios propios de este período que influyen en la forma de llevar a cabo las relaciones sexuales, se puede aprovechar esas oportunidades para fortalecer aún más los vínculos entre los dos.

Hay algunas situaciones en las que no es conveniente tener sexo ya que ponen en riesgo la normal continuidad de la gestación:
  • Antecedentes de aborto natural
  • Placenta previa (ubicada en la zona inferior del útero)
  • Hemorragia, flujo o dolores uterinos
  • Contracciones frecuentes luego de tener relaciones sexuales (sobre todo en el tercer trimestre)
  • Probabilidad de parto prematuro
  • Ocurrencia de pérdida de líquido amniótico
  • Por otra parte hay algunas creencias e ideas que habitualmente tienen las parejas respecto al coito durante el embarazo, e incluyen: temor a dañar al feto o a la madre, producir un aborto, o miedo a que el bebé sepa que sus padres tienen relaciones sexuales.
  • Es normal que puedan presentarse estas dudas, si bien en una gestación sin complicaciones no existe riesgo de lastimar a la madre, y el bebé está protegido por las estructuras que lo rodean y el líquido amniótico.
  • El embarazo provoca ciertos cambios que influyen en el modo y la disposición emocional de la mujer para tener relaciones.
  • El deseo sexual puede aumentar o disminuir a lo largo de los nueve meses, factores sicológicos como el miedo, ciertas dudas, e incluso algo de vergüenza por el propio cuerpo se pueden dar en algunos casos, lo que conlleva la disminución en la frecuencia de los encuentros íntimos.

Mas datos sobre la sexualidad en el embarazo

  • Otra influencia a nivel físico puede constituirla el cansancio, los dolores musculares y en las articulaciones.
  • A medida que el volumen abdominal se va incrementando, es necesario adoptar otras posiciones al momento del coito. Esto es más cómodo y agradable para los dos.
  • Especialmente durante el último trimestre se recomienda que la mujer se sitúe encima del hombre para no presionar el vientre.
  • Otra forma es ubicándose ambos de lado, el hombre detrás de la mujer, lo que posibilita que la futura madre no sea la que realice el mayor esfuerzo.
  • También se recomienda las postura en cuatro apoyos de la mujer con el hombre realizando la penetración desde atrás. Tiene la ventaja de que el peso del abdomen se minimiza.
  • Es importante recordar que las relaciones sexuales en esta etapa refuerzan los lazos afectivos de la pareja, mejoran el autoestima de la mujer, brindan mayor elasticidad a la pelvis (beneficioso para el parto) y colaboran en la salud cardiovascular.

Video

Publicado el Deja un comentario

Gonorrea qué es y como tratarla

post parto

¿Qué es la Gonorrea?

  • La Gonorrea se trata de una enfermedad de transmisión sexual producida por la bacteria Neisseria gonorrhoeae.
  • El contagio entonces se realiza cuando una persona tiene relaciones sexuales –contacto vaginal, anal u oral- con otra infectada, sin usar protección.
  • También puede transmitirse si un individuo toca sus ojos con las manos contaminadas con secreciones que contengan a la bacteria.
  • En el caso de una mujer gestante, esta puede transmitir el agente a los ojos de su hijo durante el proceso del parto.
  • Se presenta en todas las áreas de la población, pero existe una mayor incidencia en las grandes ciudades, personas con nivel educativo y económico bajo, edades entre 15 y 30 años, individuos que han tenido numerosos compañeros/as sexuales.
Luego del ingreso de la bacteria al organismo, suelen pasar de 3 a 5 días para que comiencen a manifestarse los síntomas, pero hay que tener en cuenta que en muchos casos no hay signos evidentes de la enfermedad, aunque sí puede contagiarse a otras personas.

La sintomatología que puede presentarse es la siguiente:

  • Secreciones amarillentas en los genitales.
  • Dolor al orinar y sensación de micción más frecuente.
  • Comezón y enrojecimiento en la apertura de la uretra peneana.
  • Inflamación testicular.
  • Dolor durante el coito.
  • Dolor abdominal.
  • Si se adquirió vía anal hay sangrado, dolor y secreciones en esa zona.
  • En caso de ser vía oral hay dolor en la garganta.
  • Si el contagio fue ocular, la comezón y secreciones se presentan en los ojos.
  • En ocasiones hay fiebre.
El diagnóstico se realiza mediante un análisis de orina o a través de un examen clínico –de los genitales y zonas involucradas.

Tratamiento de la gonorrea

  • La efectividad crece cuanto más precozmente se actúe. En etapas tempranas, frecuentemente el período de toma de los antibióticos es corto –incluso una sola dosis es suficiente-; conforme pasa el tiempo puede ser necesaria la internación –en casos avanzados-.
  • Los riesgos del avance de la enfermedad sin tratamiento pueden llegar a la infertilidad o a embarazo ectópico –fijación del embrión en las Trompas de Falopio-.
  • En caso de sospechas de haber contraído la enfermedad, se debe interrumpir la práctica de relaciones sexuales hasta haberse curado completamente –con el alta dada por el médico.
  • También es importante hablarlo con la o las parejas que pudieran ser contagiadas, para que también realicen el tratamiento. La forma más segura de prevención es el uso del preservativo, y tener relaciones sexuales en el marco de una pareja estable.

Video