Publicado el 1 comentario

Técnicas de estudio

Enfrentar exámenes

¿Deseas rendir bien? Desarrolla tus técnicas de estudio.

Cuando nos encontramos en instancias de exámenes es importante tener buenas técnicas de estudio que nos ayude a conseguir los mejores resultados. En una primera instancia es probable que nos abrume la cantidad de contenidos y no sepamos cómo comenzar; ese el momento para acudir a una efectiva forma de comprender, asimilar y transmitir los conocimientos.

Antes de todo te recomendamos un método de lectura excelente: míralo aquí.

Primeros consejos para planificar técnicas de estudio.

  • 1. Primeramente deberás reunir y ordenar todo el material de estudio. Generalmente encontrarás el orden de los contenidos a respetar en el programa pero si no es así puedes a acudir a tu profesor o a algún compañero que ya tenga esa misma materia rendida que te oriente en el tema. Cuando hayas realizado esta tarea podrás comenzar a estudiar. La desorganización de los conocimientos dificulta la rápida asimilación y lleva a la confusión y al olvido.
  • 2. Desarrolla un cronograma de estudio que pueda adaptarse a los imprevistos que surjan antes del examen.
  • 3. Distingue los puntos más dificultosos de la asignatura que tengas que estudiar. A esos contenidos deberás dedicarle más tiempo de estudio y concentración.
  • 4. Cuando empieces a estudiar descubrirás cuál es tu ritmo personal de estudio. Por ejemplo quizá te resulte más eficaz dedicarte a los puntos difíciles del programa en los momentos en los que alcances mayor concentración.
  • 5. Sé razonable y evalúa tu capacidad de entendimiento y memorización.
  • 6. Organízate para dejar los contenidos más fáciles para cuando estés terminando de estudiar.
  • 7. Trata de memorizar la información comprendiéndola.

El método de estudio

Técnicas de estudio 1

El sistema de estudio que proponemos consta de siete pasos a tener en cuenta:

  • 1- Prelectura: Es la primera mirada que realizamos al texto para desarrollar una idea general del mismo. Debes prestarle especial atención a los títulos.
  • 2- La lectura comprensiva: Radica en leer el tema en su totalidad. Buscarás los conceptos que ignores en el diccionario.
  • 3- Tus notas en los márgenes: Cuando realices tus lecturas escribe en los márgenes las ideas más relevantes del texto en el que trabajes.
  • 4- El subrayado o el remarcado: En tus lecturas es bueno que vayas remarcando los contenidos más importantes del escrito que debas estudiar. Puedes hacerlo por medio del subrayado o con un marcador o resaltador.
  • 5- La representación gráfica de los contenidos o esquematización: Trata de formular por medio de gráficos las diversas ideas de un tema. Debes respetar la jerarquía de los contenidos.
  • 6- Síntesis o resumen: Consiste en extraer de un texto todo aquello que debes aprender. Ten en cuenta lo resaltado y subrayado y reescríbelo para después memorizarlo.
  • 7- Memorizar: Es grabar en la memoria de largo plazo los conceptos e ideas relevantes de la materia para después recordarlos en el momento de la evaluación.

Aplica estas sencillas técnicas de estudio y verás cómo mejora tu rendimiento.

Publicado el Deja un comentario

Aprende a organizar las ideas

aprende a organizar las ideas

Cómo organizar las ideas

Una forma de organizar las ideas es con tormenta de ideas. Es un tipo de técnica de estudio individual o en grupo cuyo propósito fundamental es conglomerar todas las ideas que se tengan referentes a un tema específico. Para después conformar un texto, resumen, plan de estudios o hallar la solución a un problema.

  • Se conoce también como lluvia o torbellino de ideas.
  • Nos facilita la tarea de preparar una guía sobre un tema sobre el cual queremos escribir posteriormente y nos encontramos con que no sabemos por donde comenzar a enfocar el asunto para plasmarlo en un documento.
  • Es posible reunir todas las ideas que se tengan sobre un tema, decantarlas y organizarlas antes de iniciar el trabajo que queremos realizar.
Todas las ideas sobre el tema escogido se deben ir escribiendo en un papel en el mismo orden en que van apareciendo, sin detenerse en ese momento a realizar un análisis de su importancia o valor.
aprende a organizar las ideas

Antes de iniciar una tormenta de ideas tú solo o en grupo tienes que hacer esto.

  • Escoger el tema.
  • Determinar el tiempo límite para anotarlas y pasar a la siguiente fase.
  • Elije un lugar con el ambiente adecuado para el desarrollo de esta técnica de estudios, un lugar donde no te molesten, alejado del movimiento de las personas y que no sea perturbado por ruidos.

Una vez comience la tormenta deberás recordar lo siguiente:

  • Una persona conducirá el ejercicio y llevará la lista de las ideas que se expresen.
  • Se deben escribir todas tal cual se manifiesten, sin modificarlas ni corregirlas.
  • Al agotarse el tiempo previamente establecido para esta actividad se debe organizar la lista. Agrupando las que se relacionen, eliminando las repetidas y ordenándolas de acuerdo a su importancia con el tema escogido.
  • Una vez hecho esto ya puedes poner manos a la obra.
  • Cuando la tormenta de ideas se desarrolla en grupo, es mayor la cantidad de soluciones y opiniones que surgen relacionados con un tema, por eso es muy popular esta técnica de estudio.
  • Se debe lograr que todos los presentes participen con espontaneidad y emitan sus criterios sin temor,. Generando un ambiente y sentido de compromiso común y compartido con el resultado.
  • Como técnica grupal, es importante la participación de todos de forma espontánea. Con esta técnica se generan varias ideas y además soluciones a problemas. Por medio de ella se logra aprovechar la inteligencia colectiva, no de un solo individuo.

Para conseguir la máxima eficacia de un torbellino de ideas en grupo se deben poner en práctica los siguientes consejos.

  • Que todos los participantes entiendan que el objetivo a lograr es la mayor cantidad posible, no su calidad.
  • No criticar las de nadie.
  • Anotar la totalidad que se exprese, no negarlas por descabelladas y absurdas que parezcan
  • No pre-elaborarlas en la mente sino expresarlas tal cual aparezcan en nuestro cerebro.
  • Cuando se tenga completa la lista de ideas se pasará a su análisis colectivo para clasificarlas, ordenarlas y agruparlas de acuerdo a la importancia que revistan para hallas la solución al problema planteado.
  • Desarrollar la tormenta de ideas en un ambiente cordial, organizado, sin emitir criterios de ninguna clase sobre la opinión de los demás para evitar que se inhiban los participantes.
  • Se puede hacer la tormenta de ideas de manera anónima, o sea, se da a conocer el tema o problema.
  • Después se coloca un buzón por un tiempo determinado de antemano para colocar la lista de ideas de cada cual.
  • Mas tarde se abre el buzón y se trabaja con las ideas de cada cual de forma similar a la forma presencial de la lluvia de ideas.
Esta forma de realizar la tormenta de ideas tiene la ventaja de que permite a la persona mantener su anonimato y así expresarse más libremente. Pero tiene el inconveniente que le da la oportunidad de organizar y preelaborar la idea antes de ponerla en el papel con lo cual de cierta forma se pierde el sentido de esta técnica de estudios.
Publicado el Deja un comentario

Técnicas de estudio

¿Deseas rendir bien? Desarrolla tu propia técnica de estudio. Cuando nos encontramos en instancias de exámenes es importante tener un buen sistema de estudio que nos ayude a conseguir los mejores resultados.
En una primera instancia es probable que nos abrume la cantidad de contenidos y no sepamos cómo comenzar; ese el momento para acudir a una efectiva forma de comprender, asimilar y transmitir los conocimientos.

Primeros consejos para planificar una buena técnica de estudio.

  •  Primeramente deberás reunir y ordenar todo el material de estudio. Generalmente encontrarás el orden de los contenidos a respetar en el programa pero si no es así puedes a acudir a tu profesor o a algún compañero que ya tenga esa misma materia rendida que te oriente en el tema. Cuando hayas realizado esta tarea podrás comenzar a estudiar. La desorganización de los conocimientos dificulta la rápida asimilación y lleva a la confusión y al olvido.
  • Desarrolla un cronograma de estudio que pueda adaptarse a los imprevistos que surjan antes del examen.
  • Distingue los puntos más dificultosos de la asignatura que tengas que estudiar. A esos contenidos deberás dedicarle más tiempo de estudio y concentración.
  • Cuando empieces a estudiar descubrirás cuál es tu ritmo personal de estudio. Por ejemplo quizá te resulte más eficaz dedicarte a los puntos difíciles del programa en los momentos en los que alcances mayor concentración.
  • Sé razonable y evalúa tu capacidad de entendimiento y memorización.
  • Organízate para dejar los contenidos más fáciles para cuando estés terminando de estudiar.
  • Trata de memorizar la información comprendiéndola.

El método de estudio

El sistema de estudio que proponemos consta de siete pasos a tener en cuenta:
  • Prelectura: Es la primera mirada que realizamos al texto para desarrollar una idea general del mismo. Debes prestarle especial atención a los títulos.
  • La lectura comprensiva: Radica en leer el tema en su totalidad. Buscarás los conceptos que ignores en el diccionario.
  • Tus notas en los márgenes: Cuando realices tus lecturas escribe en los márgenes las ideas más relevantes del texto en el que trabajes.
  • El subrayado o el remarcado: En tus lecturas es bueno que vayas remarcando los contenidos más importantes del escrito que debas estudiar. Puedes hacerlo por medio del subrayado o con un marcador o resaltador.
  • La representación gráfica de los contenidos o esquematización: Trata de formular por medio de gráficos las diversas ideas de un tema. Debes respetar la jerarquía de los contenidos.
  • Síntesis o resumen: Consiste en extraer de un texto todo aquello que debes aprender. Ten en cuenta lo resaltado y subrayado y reescríbelo para después memorizarlo.
  • Memorizar: Es grabar en la memoria de largo plazo los conceptos e ideas relevantes de la materia para después recordarlos en el momento de la evaluación.