Uso de tarjetas cómo método didáctico

En diferentes enseñanzas y niveles se ha generalizado el uso eficaz de tarjetas como herramienta para perpetuar determinada información, ya sean fórmulas y ecuaciones matemáticas, la acepción de vocablos, fechas históricas y reglas gramaticales.
Estas tarjetas se confeccionan fácilmente, son cómodas de manipular y constituyen una eficaz herramienta para memorizar y luego evocar cualquier tipo de información o datos.
El uso adecuado de la tarjeta didáctica permite un mejor aprovechamiento de las mismas, por lo que deberás tener presente las siguientes estrategias que potencializan su efectividad.

Confecciona las tarjetas según las necesidades de estudio:

  • Haz determinada cantidad de tarjetas en blanco (3,5 x 6cm) y ten algunas siempre a mano para escribir en ellas cualquier información que desees memorizar.
  • Separa las tarjetas por grupos que identifiques con un tema específico o una asignatura. Si mezclas las tarjetas o colocas temas diferentes en una sola podrá crearte confusión.
  • Optimiza las caras de las tarjetas: Utilizar también el reverso de la tarjeta para anotar información te puede ayudar en el proceso de aprendizaje y memorización. Un ejemplo puede ser que coloques en el anverso un vocablo determinado. En el reverso el significado del mismo o el nombre de una capital y del otro lado el país a que pertenece.
Cuando tomes la tarjeta unas veces verás primeramente el país y luego voltearás a ver la capital. En la siguiente ocasión puede ser lo contrario favoreciendo retener dicha información con mayor facilidad.

Utiliza los colores para identificar las tarjetas didácticas. Puedes asignarle un color a cada grupo de tarjetas en dependencia del tema que tratan e incluso dentro de un mismo tema utilizar matices para crear subgrupos teniendo en cuenta alguna característica que te facilite su identificación y localización.

  • Un ejemplo puede ser separar en un subgrupo el significado de algunos sustantivos. En otro el de los adjetivos, en otro las reglas ortográficas y así sucesivamente según las necesidades de estudio o la materia
  • Personaliza tus tarjetas: Puedes dibujar tus tarjetas o pegar algunos elementos que recortes de revistas.
  • En la medida que trabajes en la elaboración y personalización de tu propia tarjeta te resultará mucho más sencillo memorizar. Luego puedes evocar los datos que contiene la misma.
  • No recargues la tarjeta de información: Será mucho más fácil si colocas solamente un dato por cada tarjeta que confecciones. Si colocas demasiada información sólo entorpecerás el proceso de aprendizaje.
  • Lleva siempre las tarjetas contigo: Tener las tarjetas a mano en todo momento te permitirá aprovechar la mínima oportunidad para repasarlas. Lo puedes hacer mientras esperas el autobús, antes de dormir o cuando sales a caminar. Esta acción debes incorporarla a tu rutina diaria.
Cambia la posición de las tarjetas dentro del grupo: Después de repasar la información de cada tarjeta cámbialas de posición. Así no correrás el riesgo de aprenderte los datos en un mismo orden dificultando la evocación de los mismos si en un examen debes responder en otro orden.

Deja un comentario

error: Content is protected !!