Sexualidad durante el embarazo

Escuchar el Artículo

 ¿Se puede tener sexo en el embarazo?

En la gestación es posible disfrutar de una sexualidad saludable y plena. Es una instancia que la pareja debe conservar. Tomando algunas medidas, y teniendo en cuenta que hay cambios propios de este período que influyen en la forma de llevar a cabo las relaciones sexuales, se puede aprovechar esas oportunidades para fortalecer aún más los vínculos entre los dos.

Hay algunas situaciones en las que no es conveniente tener sexo ya que ponen en riesgo la normal continuidad de la gestación:
  • Antecedentes de aborto natural
  • Placenta previa (ubicada en la zona inferior del útero)
  • Hemorragia, flujo o dolores uterinos
  • Contracciones frecuentes luego de tener relaciones sexuales (sobre todo en el tercer trimestre)
  • Probabilidad de parto prematuro
  • Ocurrencia de pérdida de líquido amniótico
  • Por otra parte hay algunas creencias e ideas que habitualmente tienen las parejas respecto al coito durante el embarazo, e incluyen: temor a dañar al feto o a la madre, producir un aborto, o miedo a que el bebé sepa que sus padres tienen relaciones sexuales.
  • Es normal que puedan presentarse estas dudas, si bien en una gestación sin complicaciones no existe riesgo de lastimar a la madre, y el bebé está protegido por las estructuras que lo rodean y el líquido amniótico.
  • El embarazo provoca ciertos cambios que influyen en el modo y la disposición emocional de la mujer para tener relaciones.
  • El deseo sexual puede aumentar o disminuir a lo largo de los nueve meses, factores sicológicos como el miedo, ciertas dudas, e incluso algo de vergüenza por el propio cuerpo se pueden dar en algunos casos, lo que conlleva la disminución en la frecuencia de los encuentros íntimos.

Mas datos sobre la sexualidad en el embarazo

  • Otra influencia a nivel físico puede constituirla el cansancio, los dolores musculares y en las articulaciones.
  • A medida que el volumen abdominal se va incrementando, es necesario adoptar otras posiciones al momento del coito. Esto es más cómodo y agradable para los dos.
  • Especialmente durante el último trimestre se recomienda que la mujer se sitúe encima del hombre para no presionar el vientre.
  • Otra forma es ubicándose ambos de lado, el hombre detrás de la mujer, lo que posibilita que la futura madre no sea la que realice el mayor esfuerzo.
  • También se recomienda las postura en cuatro apoyos de la mujer con el hombre realizando la penetración desde atrás. Tiene la ventaja de que el peso del abdomen se minimiza.
  • Es importante recordar que las relaciones sexuales en esta etapa refuerzan los lazos afectivos de la pareja, mejoran el autoestima de la mujer, brindan mayor elasticidad a la pelvis (beneficioso para el parto) y colaboran en la salud cardiovascular.

Video

Deja un comentario

error: Content is protected !!