Truco de maquillaje para tus ojos

Escuchar el Artículo
Los ojos son el espejo del alma, así versa un conocido refrán; son tentadores, apagados, chispeantes, maliciosos, tristes, pícaros, sensuales. Para darles el toque que deseas y cambiar su aspecto si quieres verte diferente, realiza este sencillo truco de maquillaje.
Aplica sobre tus párpados las pinturas que usualmente utilizas y maquíllalos como más te gusten. Cuando termines toma el aplicador y roza su punta en una sombra blanca; (si no tienes blanca utiliza la más clara que poseas) coloca el mismo en el extremo interior de tu ceja, deslízalo y pinta de blanco hasta que llegues al final de la misma. Esto provocará una iluminación que entrará en contraste con el color de tus párpados.
A continuación toma otro aplicador sin color y difumina ambos tonos para que se unan en el centro.
Ejemplo: Si pintas de azul oscuro tus párpados y colocas la iluminación por debajo de tu ceja, con el aplicador sin color harás un nuevo tono en los límites de ambos colores y los mismos te quedarán (si miramos desde la ceja hasta el párpado) blanco-azul claro-azul oscuro.
Al concluir limpia las cejas para que no se vean blancas pues siempre se pintan un poco al iluminar los ojos.
Otra recomendación importante a la hora de cambiar el estilo es, si tienes los ojos achinados y quieres ponerlos más redondos, tienes que bordear todo su contorno con un lápiz negro.
Si tienes los ojos redondos y quieres ponerlos más achinados, mi consejo es que pintes con el lápiz negro un pequeño punto en el extremo exterior de cada ojo (en el extremo contrario al lagrimal) y con el borde del dedo índice, regar en un movimiento hacia afuera como si fueras hacia las orejas, por supuesto sin llegar a ellas. De esta forma obtenemos un rabillo delgado y casi imperceptible.

Deja un comentario

error: Content is protected !!