Várices en las piernas

En ocasiones tenemos que permanecer de pie durante el día a causa del trabajo que realizamos y producto de este enorme esfuerzo surgen en nuestras piernas las desagradables y dolorosas várices.
Cuando llegamos a la casa lo primero que hacemos es soltar nuestro bolso, quitarnos rápidamente los zapatos y acostarnos en el sofá con las piernas ligeramente levantadas. Solo así se alivian la inflamación de los tobillos, la sensación de pesadez en las piernas y los insoportables calambres y dolores después de toda una jornada laboral.

Las várices son peligrosas para nuestra salud

  • Si algunas de ellas se rompen se produce una hemorragia, en los casos en que la sangre se coagula sobreviene la temible flebitis (inflamación de las venas de las piernas).
  • Esto sucede en el 5% de los casos y en la tercera parte de ellos se producen úlceras difíciles de curar.
  • Existen tratamientos quirúrgicos con los cuales se cortan una gran parte de las venas responsables de esta afección y se inyectan en las várices restantes un medicamento que detiene el crecimiento de las mismas.
  • Esta enfermedad es dos veces más frecuente en las mujeres que en los hombres.
  • En muchas ocasiones se originan a raíz de los embarazos e incluso se ha demostrado que además de que la herencia tiene un papel importante aparecen en las mujeres demasiado gruesas.
  • Para evitarlas pues lo mejor es proponernos adelgazar y eliminar de nuestra dieta alimenticia el pan, los alimentos con harinas, las pastas y el exceso de sal.
  • Además es muy recomendable tomar jugos naturales preferiblemente de zanahoria, limón y de naranja.

Todas las mujeres queremos estar orgullosas de nuestras piernas y no quisiéramos que se nos deformaran sin antes hacer todo lo que esté a nuestro alcance para mejorar nuestra imagen, pruebe con estos consejos los cuales nunca están de más.

Deja un comentario

error: Content is protected !!