Publicado el Deja un comentario

Cómo prevenir los problemas circulatorios

circulación sanguínea
Escuchar el Artículo

Prevención de problemas de circulación sanguínea

Circulación sanguínea: Casi todos alguna vez hemos escuchado la expresión “mala circulación” con el objeto de referirse a padecimientos relacionados con el funcionamiento defectuoso del sistema circulatorio. Pero esta expresión cotidiana es imprecisa y errada, pues no se debe a la mala circulación en sí misma sino a deficiencias en el regreso de la sangre en el circuito venoso.

Cómo funciona el sistema circulatorio sanguíneo

  • Existen unas válvulas que regulan la circulación sanguínea y cuando éstas no son capaces de cerrarse bien se produce un aumento de la presión venosa dando lugar a síntomas como cansancio, dolores en diversas zonas de las piernas e hinchazones, y en el caso más extremo puede dar lugar a la aparición de varices.
  • Es importante no interpretar estos síntomas de manera aislada pues simplemente pueden ser la indicación de cambios de temperatura ambientales, malas posturas, acumulación de líquido. Incluso problemas como una vida en la que falta el ejercicio físico y no el inicio de alguna enfermedad del sistema circulatorio.
  • Existen algunas medidas que podremos tomar a la hora de prevenir los problemas de circulación y en parte paliar los ya existentes.
  • Entre los más conocidos y con múltiples beneficios para la salud en general, es el paseo diario. Se calcula que con solo sesenta minutos diarios de caminata se puede ayudar a mejorar la circulación venosa, ya que las contracciones de los músculos sirven de estímulo al flujo circulatorio.

Mas métodos para mejorar circulación sanguínea

  • Si no poseemos la capacidad de movilidad necesaria para realizar la anterior actividad podemos activar nuestra circulación simplemente estando tumbados en el sofá e incluso durmiendo en la cama. La clave es elevar mediante un cojín las piernas.
  • La alimentación equilibrada es otra de las armas con las que podemos contar para la defensa de estos problemas de salud. La conocida y recomendada dieta mediterránea una vez más es la más adecuada para la prevención y mantenimiento de la buena salud.
  • Su alto contenido en fibras y la gran variedad de productos alimenticios favorecen la digestión de las grasas. La tónica general es la evitación del consumo excesivo de grasas. Un consumo exagerado de sal en las comidas, ingerir mucha agua. Es decir, una dieta equilibrada.
  • Se recomienda la ingesta de pescado azul y aderezar las comidas o prepararlas con aceites de origen vegetal.

problemas circulatorios

  • Como siempre hay que evitar el consumo de tabaco pues su principal principio activo, la nicotina, causa daños en las arterias. Así mismo no es recomendable el consumo de bebidas excitantes como el café o el té. Está totalmente desaconsejado el uso del alcohol.
  • El sexo es un excelente ejercicio para estimular la circulación sanguínea además de ser formidable para el humor y la salud en general.
  • Darse baños de agua fría y caliente alternando uno y otro durante minutos es muy bueno para la circulación sanguínea.
  • Hay que hacer un uso racional de los alimentos y bebidas evitando excesos. Sobre todo las conductas alimenticias que lleven al sobrepeso.