Enfermedades de trasmisión sexual en adultos

En la última década las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) en personas de mas de 50 años se ha duplicado.

  • No sólo la población sino también los profesionales de la salud desestiman la posibilidad de infección en estas personas por la falsa creencia de que han dejado de ser sexualmente activos y las campañas se dirigen principalmente hacia la población joven.
  • Generalmente en este grupo poblacional no se ha tomado conciencia de la necesidad del uso del condón como método de barrera para evitar contagios.
  • Pero las estadísticas señalan que ya es hora de redireccionar la educación sexual y que ésta alcance a todas las personas sin distinción de edad, sexo o preferencia sexual, mucho más ahora que la eficacia de los métodos para tratar la disfunción sexual eréctil le han prolongado la vida sexual activa a muchos hombres.
  • Los casos de personas que sobrepasan los 50 años portadoras del VIH en el 2011 sólo significaban el 11% en el Reino Unido, hoy esta cifra se ha elevado al 20% (aunque se muestra un comportamiento similar en otros países).
  • Una de las causas es el aumento de la esperanza de vida en diferentes países, el diagnóstico tardío al desestimar la posibilidad de actividad sexual aumenta en un 50% la mortalidad en estos casos.
  • Muchas veces el diagnóstico es fortuito y sale a la luz cuando el paciente se somete a un chequeo preoperatorio, a una intervención quirúrgica de urgencias o cuando se ven afectados por una enfermedad oportunista.
  • Otras ITS también han mostrado igual comportamiento, por ejemplo en Estados Unidos en el 2000 se reportaron en personas con un rango de edad entre los 45 y 54 años 706 infectados por Sífilis, mientras que en el rango entre 55 y 64 se registraron 179, para el 2010 esta cifra alcanzó los 2056 en el primer grupo y 493 en el segundo.
  • Los casos con infecciones por Clamidia también han aumentado reportándose más de 16000 casos en el grupo de 45 a 54 años y 3523 en los comprendidos entre 55 y 64, los casos afectados por Gonorrea en personas entre 49 y 59 años alcanzan en Canadá los 1502.
Estas cifras demuestran claramente la tendencia al aumento del número de casos afectados por ITS. Lo que hace imprescindible que las personas perciban el riesgo e incorporen a sus prácticas sexuales el uso correcto del condón. Las mujeres después de la menopausia son más vulnerables a contraer ITS por las siguientes razones:
  • La mucosa vaginal sufre un adelgazamiento.
  • La vagina se acorta y se estrecha.
  • El déficit hormonal provoca una escasa o nula lubricación.
Todo lo anterior propicia la ocurrencia de pequeñas lesiones y abrasiones que se convierten en puerta de entrada de diferentes patógenos. Si bien en esta etapa de la vida no hay que preocuparse por un embarazo no deseado, esto no es motivo suficiente para no usar el condón, hay que saber disfrutar al máximo la sexualidad pero de forma segura, porque para las ITS nadie es demasiado viejo.

Deja un comentario

error: Content is protected !!